Ventajas de entrenar subiendo escaleras

Aprovechar los escalones convierte la actividad en un entrenamiento completo para el cuerpo (como el remo). Alrededor de 80% de la energía que se gasta para elevar el cuerpo contra la fuerza de la gravedad, o sea, es una gran opción para pérdida de peso.

Una investigación acompañó a ocho mujeres en un programa de ocho semanas de entrenamiento. Así, se comenzaba con la subida de una escalera de 199 escalones de dos veces por día, cinco veces por semana. Subían 90 escalones por minuto, en un ritmo considerado moderado, llevándoles 2 min para llegar a la cima. Las carreras eran distribuidas a lo largo del día. Al final del programa, se metió cinco veces al día, y sumaban un total de 10 min de ejercicio. Los resultados fueron excelentes: comparadas a un grupo de control, aumentaron su capacidad aeróbica en un 17%, y el colesterol malo tuvo un descenso de 8%.

Riesgos y beneficios

Hay más pros que contras, la verdad. Como en toda actividad física, es necesario empezar con calma. El riesgo de lesión relacionado a la fatiga; en el caso de los principiantes, suele ser uno de los principales riesgos; además del potencial dolor muscular al día siguiente, a causa de la contracción excéntrica de los músculos. Pero si se hace con asiduidad, el dolor muscular no va a aparecer. Para personas con edad más avanzada, sin embargo, el riesgo son los tropezones debido a la reducción de los reflejos y la agilidad. Por eso es recomendable usar el pasamanos.

El gran beneficio es la verticalidad a la que el cuerpo es sometido, lo que hace el ejercicio sea intenso, promoviendo alta quema de calorías. El impacto de la actividad también es bajo, evitando el riesgo de lesiones más serias por el estrés.

Además de trabajar piernas y glúteos, los entrenamientos en la escalera son integrados y estimulan también la musculatura de todo el cuerpo. Mejoran la fuerza, resistencia y potencia, y permiten el conocimiento de nuestros límites. Estar al aire libre, sentir el viento en la cara y tener el contacto visual con la ciudad genera una motivación extra para la práctica del entrenamiento, y, por supuesto, ofrece un momento placentero, trayendo la sensación de salud y bienestar.

Ventajas de entrenar subiendo escaleras

Bonos para los corredores

Normalmente, las subidas son los mayores retos del corredor y la escalera puede ser una gran aliada para amenizar la dificultad de ir a las alturas. El entrenamiento de la escalera trabaja fuerza, resistencia, potencia, educativos de carreras y agilidad. Además, el reclutamiento muscular es diferente del que se tiene en la carrera o en la sala de musculación. En otras palabras, el entrenamiento en la escalera es complementario a estas otras dos actividades.

Teniendo en cuenta que la carrera es una sucesión de saltos, podemos decir que los corredores deben tener la fuerza muscular suficiente para saltar en progresión y amortiguar la caída de cada salto. El fortalecimiento de los entrenamientos en la escalinata contribuye a ello. Otro punto importante es que la subida de la escalera trabaja la coordinación, contribuyendo a la mejora de la técnica de carrera. Con una técnica mejorada, la probabilidad de lesiones disminuye y el rendimiento mejora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Subir