Glutamato: el nuevo aliado para reducir la presión arterial

El consumo de sal (cloruro de sodio) es un tema de salud que debe ser tomado en serio. Recientes investigaciones apuntan a que, en la actualidad, su consumo per cápita es de aproximadamente 12 gramos, lo que representa la ingesta de 4,7 gramos al día, el doble de lo recomendado por la organización Mundial de la Salud(OMS).

¿Y qué hacer para disminuir el consumo de sal y, así, evitar complicaciones futuras con la presión arterial? Dejar el salero lejos de la mesa es una buena estrategia, pero nuevas investigaciones muestran un nuevo aliado en la lucha contra el exceso de sodio: el glutamato monosódico, o glutamato de sodio.

El glutamato es la sal del ácido glutámico - un aminoácido que se encuentra con abundancia en la naturaleza. Su función no es salar los alimentos como la sal de cocina convencional, el glutamato se utiliza como potenciador del sabor porque se equilibra, mezcla y redondea la percepción total de otros gustos.

Su gusto es llamado umami, haciendo parte de los cinco sabores básicos de nuestro paladar - junto con el dulce, ácido, amargo y salado. Fue descubierto en 1908 por el científico japonés Kikunae Ikeda, y sus principales características son el aumento de la salivación y la continuidad del gusto por algunos minutos después de la ingestión del alimento, ya que realza mucho el sabor del alimento.

Y es precisamente para realzar el sabor en nuestras papilas gustativas que el glutamato viene siendo señalado por los expertos como aliado en la reducción de la ingesta de sal y, en consecuencia, en la ayuda del control de la presión arterial.

El glutamato confiere un sabor agradable y hace que los individuos consuman menor cantidad de cloruro de sodio, ya que posee 1/3 de la cantidad de sodio presente en la sal de cocina.

Por ejemplo, si utilizamos una cucharadita de sal para hacer el arroz, podemos pasar a usar ½ cucharadita de sal y ½ cucharadita de glutamato monosódico. De esta forma, la aceptación será mantenida y el contenido de sodio reducido", concluye, durante una charla realizada en el XXIII Congreso de la Sociedad Española de Hipertensión.

El glutamato puede ser comprado en el mercado. Es un poco más caro que la sal de mesa común, pero mucho más beneficioso para la salud. Y la ventaja es que se puede usar con las mismas medidas de la sal. Una cucharadita de sal, por ejemplo, tiene el mismo efecto de condimento de una cuchara de glutamato. Por lo tanto, el modo de preparación de las comidas no debe ser modificado.

Echa un vistazo a 5 consejos para reducir el consumo de sal:

1 – Elije condimentos que no contienen sodio, como las hierbas frescas, ajo fresco o en polvo, cebolla deshidratada, mostaza seca, cilantro, limón, menta, comino, tomillo, albahaca, hojas de laurel secas, jengibre, pimienta, cebollino y el perejil.

2 – Prepara tus salsas en casa en vez vez de comprar la versión preparada, que sólo trae daños a la salud. Mezcla aceite de oliva y hierbas, por ejemplo. O vinagre con otros ingredientes.

3 – Prefiere las verduras y hortalizas frescas, olvídate de los vegetales enlatados. La cantidad de sal presente en estos productos es alta y perjudicial para la salud.

4 – Lo mismo vale para las carnes. La sardina y atún en lata suelen tener una alta cantidad de sal, así como las carnes procesadas.

5 – Reeduca tu paladar. Antes de agregar más sal al plato, prueba a sentir si es de tu gusto - a veces agregamos sal sin necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Subir