Ventajas y desventajas de escuchar música al salir a correr

Este tema genera controversia entre los corredores y entrenadores en general. En el año 2007, la Federación Estadounidense de Atletismo prohibió el uso de aparatos de sonido portátiles en sus eventos, llegando a retirar de la pista a 144 corredores en la Maratón de Twin Cities (Minneapolis – Saint Paul) de ese año. Más tarde, esta medida pasó a ser aplicada sólo a los atletas de alta competición.

En España, algunas pruebas también contienen en su reglamento la restricción del uso de aparatos de sonido portátiles, pudiendo existir descalificaciones de los atletas.

Ventajas de escuchar música al salir a correr

La música puede “facilitar” la carrera: los estudios han demostrado que reduce la percepción de la intensidad del ejercicio en alrededor de un 10%. La noción de esfuerzo despedido por el corredor es reducida. La música, siendo un estímulo externo, bloquea algunos de los estímulos internos que tratan de alcanzar el cerebro, por ejemplo, los músculos y órganos, informando sobre la fatiga. Cuando estos mensajes son bloqueados, la percepción del esfuerzo es atenuada, por lo que se siente que se puede correr más y más rápido. Sin embargo, cuando el cuerpo llega a altos niveles de estrés, el cerebro apaga involuntariamente la atención a los estímulos externos y se centra en los internos.

La mayoría de los corredores puede ser favorecido con la música: los corredores cuyos niveles de desempeño no son comparables a los de un profesional pueden tener en la música una fuerza motivacional (niveles de tensión altos no lo suficiente como para que el cerebro se apague involuntariamente a la atención de los estímulos externos).

Hace que el ejercicio sea más satisfactorio, mejorando las funciones cerebrales: eleva aspectos positivos del humor, como el entusiasmo y la felicidad, mientras que reduce los aspectos negativos, como la tensión, la fatiga y la confusión. Así, la música puede ayudar en el rendimiento, ya que trabaja en la cuestión emocional del corredor y, a pesar de que no sea utilizada durante la prueba, puede ser utilizada como una preparación pre-prueba para que se alcance un estado de ánimo ideal para la carrera.

Aumenta la producción de hormonas, haciendo que la persona se encuentre más motivada y sea más receptiva a la actividad física.

Mejora la carrera en la cinta: la carrera en entornos abiertos distrae debido a los aspectos del paisaje. En la alfombra/estera, estos estímulos no están presentes y la música se convierte en un estímulo que puede proporcionar más entusiasmo a los entrenamientos, evitando la monotonía.

Hablamos sobre la necesidad de escuchar música al salir a correr

Hablamos sobre la necesidad de escuchar música al salir a correr

Desventajas de escuchar música al salir a correr

La música puede aclarar la percepción de problemas en la carrera: escuchar música distancia el funcionamiento de los otros sonidos producidos por el acto de correr, como la respiración y el impacto de las anteriores, que son información importante sobre el rendimiento.

Siendo un estímulo externo, puede afectar a la concentración en la carrera, generando consecuencias para el rendimiento. Además, es necesario tener cuidado para que los sonidos más agitados o lentos no influyan en la cadencia de las pasadas.

Correr con el sonido alto puede ser peligroso: la música aleja a la persona del ambiente en que se encuentra; el corredor no puede oír un coche, una persona detrás de él o las instrucciones dadas por los organizadores de una prueba.

– El practicante puede depender de la música y no tener motivación para entrenar si no tiene música disponible, perdiendo la noción de lo que es realmente motivador.

La música puede favorecer el entrenamiento y hacer el ejercicio más placentero, pero debe cumplir el papel de auxiliar en la práctica de la actividad física y no debe, por lo tanto, representar algo primordial. Si el corredor se percata de que de alguna manera la música lo distrae, o que depende demasiado de ella, lo ideal es disminuir o prescindir de su uso.

– Puede retirar el beneficio de la relajación del deporte: dependiendo de los niveles de concentración en el tipo de música que estás escuchando, el corredor puede dejar de distraerse en una carrera, lo que inhibe el potencial de entretenimiento de la práctica.

La exposición prolongada al sonido alto también puede provocar lesiones auditivas irreversibles. Para proteger, se debe emplear la mitad del nivel máximo del aparato y evitar permanecer muchas horas seguidas escuchando música en alta intensidad.

Mas informacion sobre este tema

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad