Tipos de carbohidratos y sus funciones

Los hidratos de carbono se han convertido en los villanos de la alimentación en los últimos tiempos, incluso la grasa se ha destacado en detrimento de estos nutrientes. Buena parte de nuestra alimentación diaria se basa en ellos; ya que son la principal fuente de energía para nuestro cuerpo, participando desde funciones básicas como respirar, hasta las más complejas, como al realizar ejercicio.

Pero antes de atacarlos, es necesario conocer más sobre el tema y entender que todos los nutrientes son necesarios para el mantenimiento de nuestro organismo. El problema no son los carbohidratos, sino la forma y la cantidad en que se consumen.

¿Qué son los carbohidratos?

Los carbohidratos están hechos, básicamente, de 3 elementos químicos: oxígeno, carbono e hidrógeno. Estos elementos se unen para formar una unidad más simple conocida como monómeros y, a partir de ahí, se unen de nuevo, en una variedad de formatos y estructuras que se convierten en polímeros a los que llamamos de carbohidratos.

Estos polímeros se dividen en algunas valoraciones:

Monosacáridos: entre los que destaca la glucosa, ya que nuestro organismo tiene preferencia por retirar la energía necesaria de dicha sustancia.

Disacáridos: resultan de la unión de 2 monosacáridos y son bastante conocidos. Por ejemplo, tenemos la lactosa, un azúcar presente en la leche y que causa intolerancia en algunas personas.

Polisacáridos: unión de 3 monosacáridos en adelante, son los más complejos. Destaca la celulosa, presente en las plantas, el almidón, la glucosa y el glucógeno, que es la principal reserva de energía animal.

¿Cuáles son los tipos de carbohidratos?

Existen básicamente 2 tipos de carbohidratos: los simples y los complejos.

Los carbohidratos simples

Este carbohidrato es el que más consumimos y está presente en el pan que consumimos en el desayuno, en la masa de la pasta y el arroz del almuerzo. Siendo así, casi todo lo que consumimos tiene carbohidratos simples.

Este tipo es consumido de forma más rápida por nuestro organismo por tener cadenas carbónicas más simple, o sea, más fáciles de romperse. De esta forma, los niveles de glucosa en la corriente sanguínea acaban subiendo rápidamente y forman el llamado pico de insulina.

Carbohidratos complejos

Son los que más toman tiempo para ser consumidos por nuestro cuerpo ya que poseen cadenas de estructura compleja y así, toman más tiempo para ser metabolizados.

Por eso, los carbohidratos complejos terminan siendo más beneficiosos para nuestra salud, ya que no desencadenan el pico de insulina reduciendo las probabilidades de diabetes. Aquí tenemos algunos ejemplos de alimentos integrales como el arroz, frutas y verduras (aunque algunas tengan carbohidratos simples) y cereales.

Funciones de los carbohidratos

Siempre que hablamos de carbohidratos, el término “producción de energía” está siempre asociado. Esto porque esa es la principal función de estos nutrientes en nuestras vidas: generar energía para el funcionamiento del cuerpo.

De esta forma, tanto los carbohidratos simples como los complejos pueden ayudar en la pérdida de peso cuando realizamos actividad física. Por ejemplo, consumir el tipo complejo antes de los entrenamientos mejora el rendimiento. Mientras que después del ejercicio debemos consumir carbohidratos simples, ya que pueden ofrecer, de forma inmediata, la energía necesaria para que nuestro cuerpo se recupere.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad