Ritmo de entrenamiento al recuperarse de una lesión

Cuando hablamos de lesión tenemos que tener claro el concepto a fin de ser objetivos en su definición y significado real, es por ello que se entiende por lesión: “Daño o detrimento corporal causado por una herida, un golpe o una enfermedad”.

Teniendo claro el concepto es fundamental que nos centremos en una realidad importante, sabemos que cuando nos maltratamos, bien sea una herida, golpe, ruptura o fractura se considera entonces como una lesión, influyendo también su gravedad.

Es por ello que también se considera de manera categórica que cuando nos lesionamos estamos propensos a un proceso o período de recuperación, tratamiento y observación, ya que en ocasiones las lesiones tienden a ser recurrentes si no se hace un reposo, tratamiento y rehabilitación de la zona afectada de manera efectiva.

Entrenamiento después de una lesión

Entrenamiento después de una lesión

Las personas que practican disciplinas deportivas son más propensas a lesiones musculares que las que tienen un modo de vida sedentario, puesto que por estar en continuo desgaste y uso de las facultades físicas, el sistema de órganos y extremidades que representa el cuerpo humano corre riesgo de sufrir una lesión.
Ahora bien, la pregunta que nos hacemos es la siguiente ¿cuál debe ser el ritmo adecuado de entrenamiento al recuperarse de una lesión? Para responder de manera objetiva a esta pregunta debemos tener en cuenta diversos factores, ya que dependiendo de la zona lesionada y dependiendo su recuperación podremos verdaderamente evaluar y tener un veredicto objetivo del “Ritmo adecuado de entrenamiento”.

Lo principal que debemos comprender es que cada disciplina tiene un desgaste específico y es por ello que se debe acudir a un especialista del área médica del deporte para evaluar la condición física y muscular, aunado a la zona afectada para saber cuál puede ser un ritmo adecuado de entrenamiento al recuperarse de una lesión.

Aquí se presentan una serie de consejos para recuperarte de una lesión:

  • Una dieta alimenticia en acorde al desgaste físico.
  • Dormir 8 o 9 horas.
  • Descansar tanto física como psíquicamente, un mínimo de 2 días por semana.
  • Una vez cumplido el objetivo deportivo, hay que descansar al menos un par de semanas o hacer solo lo imprescindible para mantenerse.
  • Descansar un mes completo al menos una vez al año.
  • Practicar ejercicios de relajación o meditación.
  • Beber mucha agua.
  • Dependiendo del objetivo que se quiera alcanzar, seguir un programa de entrenamiento acorde a nuestras posibilidades físicas, psíquicas y espiritual.
Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies