Qué es la Kinesiología

La kinesiología la ciencia del movimiento y por lo tanto estudia todos los fenómenos relacionados con éste. Otra definición es: «conjunto de procedimientos terapéuticos encaminados a restablecer la normalidad de los movimientos del cuerpo humano, y conocimiento científico de aquellos«.

Todos los seres humanos tenemos movimientos: nuestra sangre circula por el cuerpo, el oxígeno penetra en los pulmones, etc., por lo que para definir qué es la Kinesilogía debemos entender primero qué es el movimiento; esta página busca dar una mirada a nuestro cuerpo desde el punto de vista del movimiento deportivo. Nuestro objetivo principal es llegar a todas esas personas que les interesa el deporte y, sobre todo, estudiarlo como tal.

Motricidad

El organismo humano posee ciertas facultades fisiológicas y biomecánicas que, apoyándose en algunos elementos anatómicos como los músculos, las articulaciones y los huesos consiguen movimiento. Cuando estas facultades funcionan en los niveles requeridos ayudan a determinar en los deportistas un buen rendimiento. A estas facultades se les llama cualidades motrices. El objetivo principal de la preparación física es desarrollarlas y mejorarlas al máximo dentro de las posibilidades individuales de cada persona. Las facultades de cada individuo están predeterminadas por la herencia. Esto es importante pero no lo es todo; lo verdaderamente importante es el grado en el que se desarrollen. No importa cómo la herencia les determine, todos los deportistas pueden desarrollarlas óptimamente llevando una vida adecuada, una buena alimentación, un apropiado descanso, una vida social moderada y un correcto asesoramiento por parte de un cuerpo multidisciplinario para el entrenamiento principalmente .

Kinesiología

Kinesiología

Cualidades motrices

Se consideran cualidades motrices del individuo: fuerza, resistencia, velocidad, flexibilidad, coordinación, agilidad, equilibrio, relajación y una muy nueva y poco conocida como es la plasticidad.

Las cualidades motrices de un deportista son, por lo general, superiores a las de un sujeto sedentario, debido principalmente al ejercicio metódico. He aquí las principales:

  • Un corazón con más peso, volumen y fuerza que le permite latir con menos esfuerzo y frecuencia, bombeando más sangre en cada sístole.
  • Más elasticidad de los vasos, por lo que tienen mejor conducción de la sangre.
  • Más glóbulos rojos, más hemoglobina (90%).
  • Mejor capacidad para mantener el pH de la sangre dentro de los límites normales.
  • Menos sustancias lipoides en la sangre.
  • Pulmones más potentes y voluminosos (capacidad vital).
  • Más alveolos pulmonares funcionando.
  • Más capilares por alveolo y por pulmón.
  • Engrosamiento de la fibra muscular que fortalece así a su membrana y las de todo el músculo.
  • Fortalecimiento de los tendones y ligamentos.
  • Mejoramiento de la elasticidad de los músculos y tendones.
  • Mayor influencia del parasimpático sobre el corazón, la respiración, metabolismo y el sistema excretor.
  • Mayor velocidad del sistema nervioso central para recibir una percepción, transformarla en una orden motora y enviarla a los músculos.
  • El metabolismo se vuelve más económico. conservando sus reservas energéticas y permitiendo un uso más rápido de ellas.

Las transformaciones orgánicas necesarias para el mejoramiento del rendimiento deportivo dependen de:

  • La cantidad de entrenamiento.
  • La calidad del entrenamiento.
  • Los factores endógenos (edad, sexo, composición corporal).
  • Los factores exógenos (alimentación, temperatura, presión atmosférica, humedad, etc.).

Cuando el entrenamiento no es guiado de una manera idónea y no se tienen en cuenta factores como la capacidad de recuperación, la carga, la adaptación al esfuerzo, una nutrición avanzada, etc., se puede llevar al deportista a un estado de agotamiento o fatiga crónica. Esta condición comienza con un agotamiento simple, que gradualmente lleve a una astenia y finalmente a un derrumbamiento total y agudo. Como no abarca al metabolismo muscular y a los órganos fundamentales, se ven afectados frecuentemente los sistemas neurovegetativos (aceleración del pulso, respiración y aumento de la tensión arterial), neurosíquico (apatía, cambios de humor y poco interés por los entrenamientos y partidos) y endocrino (después de los esfuerzos intensos en la orina se encuentra albuminuria con una ligera pérdida de sangre y pigmentos biliares (hematuria). Esta fatiga crónica puede llegar hasta una paralización parcial de las funciones eliminatorias de los riñones, combinada con la deshidratación de los tejidos que puede conducir a una anuria fisiológica de varias horas. Todo esto nos trae como consecuencia una reducción del rendimiento y una baja del estado general, perdiéndose con ello la forma física.

Kinesiología y transferencia de energía en el cuerpo

La energía contenida dentro de las estructuras químicas de los carbohidratos, las grasas y las proteínas no se libera en el cuerpo de una manera repentina con una temperatura incendiaria, sino que se libera más bien lentamente en pequeñas cantidades durante reacciones complejas controladas por las enzimas. Esto permite una mayor eficiencia en la transferencia de energía.

Una parte de la energía potencial en los alimentos es transferida al compuesto ATP (adenosintrifosfato). El ciclo de recibir y dar energía representa, en esencia, las dos actividades principales de la transformación energética en la célula:

  • Formar y conservar ATP de la energía potencial en los alimentos.
  • Utilizar la energía química del ATP para el trabajo biológico.

La molécula del ATP está formada por una molécula de adenina y ribosa, llamada adenosina, enlazada a tres moléculas de fosfato. Sus enlaces se denominan de alta energía. Cuando el ATP se une con agua (hidrólisis), el enlace exterior de fosfato se rompe y forma ADP (adenosindifosfato), en esta reacción se libera aproximadamente 7,3 kcal de energía libre por mol de ATP degradado en ADP.

La división de la molécula de ATP ocurre esté o no presente el oxígeno. La energía liberada durante la degradación del ATP se transfiere directamente a otras moléculas que necesitan energía (por ejemplo: las estructuras específicas de la contracción muscular). Sólo una pequeña cantidad de ATP es almacenada dentro de las células, la cual proporciona bastante energía para realizar un ejercicio máximo durante algunos segundos. Dado que el ATP no puede ser suministrado por la sangre u otros tejidos, debe reciclarse continuamente dentro de cada célula, por ejemplo: las células musculares. Parte de esta energía necesaria para la «resíntesis» del ATP se suministra rápidamente y sin oxígeno mediante la transferencia de la energía de otro compuesto fosfatídico de alta energía llamado fosfato de creatina o PC. Dado que el PC tiene una energía libre de hidrólisis mayor que el ATP, su fosfato se da directamente al ADP para reformar el ATP. Si hay disponible bastante energía, la creatina y el fosfato pueden unirse para reformar el PC.

Por lo tanto la dinámica energética humana implica la transferencia de energía por medio de una ruptura de enlaces químicos, y se conserva formando nuevos enlaces. Una parte de la energía perdida por una molécula puede transferirse a la estructura química de otra, como ocurre con algunos compuestos relativamente pobres en energía que pueden ser reforzados mediante la transferencia energética de fosfatos de alta energía para realizar el trabajo biológico. Esta transferencia en forma de enlaces de fosfatos se denomina fosforilación. La oxidación celular, es decir: la transferencia de electrones del hidrógeno al oxígeno es un proceso energético importante. Durante la oxidación celular, los átomos de hidrógeno son liberados del substrato alimenticio mediante la acción de unas enzimas muy específicas. Los electrones del hidrógeno son recogidos en parejas por parte de una coenzima llamada NADÒ (contenida en la niacina: vitamina B3), por lo que el substrato, al oxidarse, pierde electrones y los gana el NADÒ, reduciéndose a NADH; el otro aparece en el líquido celular como HÒ. Otro receptor es el FAD (riboflavina: vitamina B2) que opera igual al NADÒ, excepto en que acepta ambos hidrógenos para formar FADH2.

El NADH y el FADH2 formados en la degradación de los alimentos pasan por una serie de transportadores de electrones formados por proteínas y hierro llamados citocromos. Este transporte por unas moléculas específicas constituye la cadena respiratoria, donde los electrones extraídos del hidrógeno son pasados al oxígeno. Así, por cada par de átomos de H, dos electrones pasan por la cadena y reducen un átomo de oxígeno para formar agua. La fosforilación oxidativa es un proceso mediante el que se sintetiza el ATP durante la transferencia de los electrones de NADH y FADH2 al oxígeno molecular. Este proceso representa el medio principal de la célula para extraer y encerrar la energía química en forma de fosfatos de alta energía.

Para permitir la síntesis continua de ATP debe existir:

  • Un donante de electrones en forma de NADH (FADH2).
  • El oxígeno adecuado, que es el receptor final de electrones e hidrógeno.
  • Algunas enzimas en concentraciones altas para hacer funcionar a las reacciones de la transferencia de energía.

Por ejemplo: en un ejercicio intenso, si el suministro del oxígeno es inadecuado, se crea un desequilibrio relativo entre la liberación de H y su aceptación final por el O2, por lo que el flujo de electrones a lo largo de la cadena se obstruye con una acumulación de H unida al NADÒ; así, el ácido pirúvico recoge estos hidrógenos sobrantes temporalmente para formar el ácido láctico, permitiendo que continúe la fosforilación oxidativa por el transporte de electrones.

La función del oxígeno en el metabolismo energético es claramente la de servir como el receptor final de los electrones en la cadena respiratoria y combinarse con el hidrógeno para formar agua.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad