Principales errores en el entrenamiento femenino

En una época donde la información es de fácil acceso y en gran cantidad, puedes ser inducida a cometer uno o más errores. Hoy hemos recopilado algunos de los errores más comunes cometidos por las mujeres que desean cambiar su composición corporal.

Apostar demasiado por el ejercicio aeróbico

Dar una gran prioridad a este tipo de ejercicio en lugar del entrenamiento con peso no es una buena opción.

Por norma, las mujeres creen en la idea de que el ejercicio en la cinta de correr, elíptica, las clases de grupo de varias modalidades, entre otras, son el secreto para perder peso y obtener el cuerpo que desean, pero se equivocan.

El ejercicio aeróbico practicado durante mucho tiempo, induce al cuerpo a un estado catabólico muscular (pérdida de masa muscular). Este tipo de ejercicio induce a una composición corporal “skinny fat“, o “falsa magra”, donde se presenta un aspecto delgado, pero en realidad se posee un gran porcentaje de grasa corporal.

El entrenamiento con pesas no está adaptado

Para que el entrenamiento con pesas sea eficaz, es necesario salir de la zona de confort y utilizar los pesos que efectivamente presentan dificultad en la realización de los ejercicios.

A medida que el entrenamiento se vuelve más avanzado, también es necesario continuar trabajando fuera de la zona de confort, añadiendo más ejercicios o más días de entrenamiento. Cuando ya dominamos la técnica en la práctica de los ejercicios, es importante elegir las más eficaces, que por norma son las más complejos y que involucran más músculos en su realización (sentadillas, peso muerto, press de banca, flexiones, fondos, entre otros).

Descuidar la parte alimentaria

Es verdad, el ejercicio con pesas por sí solo es capaz de modificaciones fantásticas, pérdida de peso, aumento de la masa muscular, una auténtica transformación corporal.

Sin embargo, para que los resultados sean más efectivos, es indispensable que todo el esfuerzo del entrenamiento sea complementado con una alimentación adecuada y debidamente modificada.

Cuando se toca la parte alimentaria, es muy común asociar el consumo de suplementos y fórmulas mágicas, pero una fuente de alimentación capaz de complementar una rutina de entrenamiento con pesas, se basa en alimentos completos y sólidos (carne, pescado, huevos, patatas, arroz, frutas, verduras y aceites vegetales).

Una suplementación inteligente puede ser usada de manera efectiva, en este caso como complemento, pero no como base.

Ser impaciente

Los resultados tardan en aparecer, un cuerpo tarda mucho tiempo en esculpirse, y la mejor manera de hacer esto es disfrutar del proceso.

A medida que los resultados van apareciendo, gratifícate por lo que vas consiguiendo. Construir el cuerpo que deseas debe ser un trabajo para el resto de la vida, después de todo, todos queremos vivir en un cuerpo saludable. Disfruta de los resultados y cambios cada día que pasa, saca fotos periódicamente y construye tu historia.

Algunos errores en el entrenamiento femenino

Algunos errores en el entrenamiento femenino

Renunciar demasiado pronto

Independientemente de tus actividades, renunciar no debe de ser una opción. Renunciar es la forma más fácil para nunca llegar a donde quieres.
Hay dolores musculares, falta de voluntad, desánimo, días difíciles, pero el sentimiento de gloria, a medida que vas alcanzando tu objetivo, vale la pena.

Cuando piensas que los resultados tardan, compare las fotos y recuerda por qué empezaste.

Optar por entrenar sola

Disfruta de un compañero o una compañera de entrenamiento. Si no conoce a nadie, busca en línea o en el gimnasio al que asistes. Es cierto que hay personas con objetivos similares al tuyo y que entrenan a la misma hora, aprovecha esto para que ambos terminen ganando.

Un compañero de entrenamiento eleva la motivación, ayuda en los momentos de menos ganas de ir al gimnasio, lo que representa una innegable ayuda para salir de la zona de confort en los ejercicios, en el plan alimentario y en los resultados.

Ser demasiado dura

Debido a un error de un día en la alimentación o de perder un día de entrenamiento, solemos desmotivarnos y pensar que no vale la pena, que es muy difícil, y muchas veces decidimos renunciar.

Recuerda, este estilo de vida es una construcción para el resto de la vida, por lo tanto es flexible, hay imprevistos. Si hubo un día malo, el próximo será mejor.

Puedes comenzar esculpiendo tu cuerpo, a medida que vas evitando estos errores. De esta forma verás como los resultados serán mucho más rápidos.

Mas informacion sobre este tema

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies