¿Por qué la obesidad infantil es una enfermedad?

La obesidad es una enfermedad. Eso mismo, una enfermedad. No se trata de una cuestión estética o de mera consecuencia de los malos hábitos. Hablamos de un problema multifactorial que debe ser prevenido desde los primeros meses de gestación.

Lo preocupante es que la obesidad está creciendo entre los niños de todo el mundo. Las consecuencias del exceso de peso en la infancia van desde el mayor riesgo de convertirse en un adulto obeso, así como una mayor probabilidad de enfrentar todos los problemas de salud que acompañan a la obesidad en la vida adulta — hipertensión, diabetes, accidentes cerebrovasculares, infartos precoces, algunos tipos de cáncer, menor expectativa de vida, etc. Esto sin contar algunos de los cambios y complicaciones que pueden aparecer en la propia infancia. Es el caso del aumento en el colesterol, presión alta, diabetes, problemas ortopédicos, baja autoestima e incluso depresión.

Investigaciones muestran que la prevención es la mejor arma contra la obesidad infantil, un trabajo que debe ser iniciado antes incluso de que la mujer esté embarazada. Medidas como quedar embarazada en el peso adecuado, no ganar kilos de más durante la gestación, el respeto a la lactancia materna, evitar el uso de antibióticos en la infancia, además de velar por una alimentación equilibrada y la práctica de actividad física, han demostrado que son importantes para evitar el exceso de peso en este período.

En lo que respecta a la dieta del niño, un menú equilibrado, con énfasis en frutas, legumbres y verduras, debe fomentarse en todas las etapas de la infancia. Para la salud de tu hijo, recuerda, es mejor comer menos que comer mal. El consumo frecuente de refrescos y jugos industrializados, por ejemplo, está directamente asociado al aumento exagerado de peso. E incluso el jugo de algunas frutas pueden ser muy calórico — por lo que las sociedades de pediatría sugiere priorizar la ingesta de las frutas in natura.

La alimentación de los padres influye mucho en aquello que los hijos comen. Por ello aliméntate bien en frente de ellos. Vale evitar o moderar el consumo de alimentos industrializados ricos en grasas y azúcares, así como disminuir la cantidad de azúcar y aceite que ingiere toda la familia. Estimular la práctica de actividad física en este contexto es otro consejo fundamental.

El diagnóstico de sobrepeso y obesidad es hecho por medio del cálculo del índice de masa corporal, el IMC, que se basa en el peso y la altura del niño. El valor ideal del IMC varía con la edad y el sexo, de modo que hay curvas de normalidad y no un valor fijo. Haz seguimiento de rutina con el pediatra de tu hijo y pide calcular el IMC.

La obesidad infantil es una enfermedad

La obesidad infantil es una enfermedad

En los niños que ya han desarrollado la obesidad, es importante investigar las condiciones más frecuentes en estas circunstancias, como el aumento de colesterol y triglicéridos, resistencia a la insulina, grasa en el hígado, hipertensión arterial y problemas psicológicos.

El tratamiento de la obesidad en la infancia y en la adolescencia requiere la atención y el apoyo de padres y cuidadores. No es tarea fácil cambiar los hábitos alimenticios, pero se trata de un punto crucial para el éxito del tratamiento. Ten en cuenta que es preciso, sí, el tratamiento de niños con obesidad. No da para esperar a que el niño crezca para que adelgace, una vez que los niños son obesos, rara vez dejan de ser obesos cuando crecen.

Cuanto más temprano comience el tratamiento, mejor y más eficaz será. El plan terapéutico debe ser realizado con el profesional experto en el tratamiento de la obesidad infantil, y basado en una dieta individualizada y prescripción de actividad física. En algunos casos, puede requerir medicación adecuada. La participación familiar, así como la asistencia a las consultas con el profesional, garantiza el éxito en esta dura batalla.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies