Por qué es tan grave una lesión de ligamentos cruzados

Un ligamento cruzado es una zona de tejido fibroso que unifica a dos huesos en una articulación; El término de “cruzado” surge a partir de la estructura de la rodilla, motivado a sus dos ligamentos fundamentales: El anterior y el posterior, cruzándose uno sobre el otro formando una “X” que da soporte a todo el área.

En la rodilla el ligamento más importante es el cruzado anterior, descrito por primera vez en la antigua roma por Claudio Galeno, cuya función es impedir que la tibia se deslice hacia afuera brindando una fijeza rotacional en la rodilla.

El ligamento cruzado anterior tiende a lesionarse con mayor facilidad que el superior debido a que el trauma se ocasiona habitualmente en deportistas; obligado a que sean más vulnerables de presentar torceduras por aterrizajes de saltos, golpes intensos en el área de la rodilla y constantes extensiones de la articulación.

En cambio, el ligamento superior es menos probable a ser lesionado y el impacto que debe tener éste para romperse equivale a un accidente de carro, debido a que la parte delantera del hueso tibial está más expuesto a recibir un golpe en esta situación, provocando el desplazamiento frontal de la tibia.

Rotura de ligamentos cruzados

Rotura de ligamentos cruzados

La importancia que poseen los ligamentos para las rodillas y a su vez para el cuerpo humano, radica en que ellos se encargan principalmente de mantener unido las diferentes estructuras anatómicas que conforman la articulación, proporcionando la estabilidad articular imprescindible para movilizar las rodillas. Por lo tanto, las roturas de los ligamentos se estiman como lesiones muy graves porque alteran principalmente la estabilidad pasiva y activa de la rodilla, siendo esta una parte del cuerpo humano muy delicada y expuesta a sufrir traumatismos de gran magnitud, deshabilitando momentáneamente la movilidad del cuerpo.

Si la lesión de ligamentos cruzados no es operada, la inestabilidad se prolongará y causará desgastes en los cartílagos y roturas en los meniscos al someter a la rodilla a esfuerzos que no puede soportar, acarreando consecuencias como la incapacidad de hacer deportes nuevamente o realizar trabajos que impliquen mucha fuerza y finalmente una artrosis en la rodilla.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies