Perder peso puede ser perjudicial

Uno de los grandes objetivos de muchos es perder peso. Las razones son muchas, desde cuestiones puramente estéticas hasta cuestiones de salud, como el riesgo de padecer colesterol alto, presión arterial alta, diabetes, enfermedades cardíacas y hasta ciertos tipos de cáncer. La obesidad, por ello, va más allá de una cuestión puramente estética.

En la mayoría de los casos, especialmente si la dieta se lleva a cabo con la supervisión profesional de un médico o un dietista, esta se realizará de forma gradual, sin la aparición de complicaciones.

Sin embargo, perder peso de forma rápida, con dietas muy bajas en calorías y con grandes privaciones de alimentos, puede tener efectos adversos en nuestra salud. Por ello, en este post te mostramos algunos de los principales riesgos para la salud de perder peso sin llevar a cabo una dieta correcta para nuestras necesidades:

Piedras en la vesícula

Las piedras en la vesícula son un problema que está asociado a la obesidad, pero lo que muchas personas no saben es que también está asociado al hecho de perder peso muy rápido, recurriendo a dietas que consisten en el consumo de pocas calorías. Estas dietas consisten en ingerir a veces menos de 800 calorías diarias. Con ellas, es posible perder entre 1.5 y 2.5 kilos cada semana, y esta disminución muy rápida de peso puede hacer que la vesícula biliar pierda la capacidad de producir bilis, lo que a su vez puede provocar la formación de piedras en la vesícula.

Perder peso puede ser perjudicial para la salud

Mala nutrición

Las dietas que se centran de forma muy extrema sólo en un grupo de alimentos o en un tipo de nutrientes también ayudan a perder peso, pero de manera perjudicial, ya que resultan a veces en una mala nutrición.

Por ejemplo, una dieta pobre en hidratos de carbono va a reducir tu ingesta de fibra soluble, vitamina C, antioxidantes y muchas otras vitaminas disponibles en frutas y verduras. La malnutrición puede resultar en un aumento de la susceptibilidad a las infecciones, así como debilitar los huesos hasta crear problemas psicológicos. Estos efectos pueden ser evitados al llevar a cabo una dieta que contenga una gran variedad de alimentos que deben ser consumidos con moderación, en lugar de evitar de forma muy estricta uno o más grupos de alimentos.

Desórdenes psicológicos

Personas que pierden peso de forma muy rápida, aunque es visible que su dieta sea la causa de problemas de salud, pueden estar sufriendo de trastornos alimentarios y pueden necesitar apoyo psicológico. Recuerda que no todas las dietas son saludables si son llevadas a los extremos.

¿Cómo evitar problemas con tu dieta?

Estos efectos negativos de perder peso rápidamente pueden ser evitados de forma eficaz si nos atenemos a una dieta moderada y equilibrada, con énfasis en los cereales integrales, frutas, vegetales, productos lácteos y carnes blancas. Consumir estos alimentos de forma moderada es la forma ideal de perder peso gradualmente, sin poner en peligro nuestra salud. Si tienes dificultad para perder peso o si notas problemas de salud, no dudes en consultar a un médico o un nutricionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad