Peligros de consumir bebidas azucaradas: Diabetes y mucho más

En un trabajo publicado en la revista Journal of American Medical Association, en su número del 25 de agosto de 2005, miembros de Departamento de Nutrición de la Escuela de Medicina Pública de Harvard llegan a la conclusión de que el consumo frecuente de bebidas no alcohólicas ricas en azúcares (soft drinks) se asocia en la mujer con una mayor ganancia de peso corporal y con un incremento del riesgo de padecer diabetes tipo 2, posiblemente porque aportan calorías excesivas y una gran cantidad de azúcares de absorción rápida.

Con el objetivo de examinar estas presuntas asociaciones, los autores han realizado un análisis prospectivo, mediante un cuestionario postal, en una amplia población de mujeres, con edades comprendidas entre 24 y 44 años, desde 1991 a 1999.

El análisis de la posible asociación de un consumo frecuente de bebidas no alcohólicas ricas en azúcares con la diabetes tipo 2 se ha realizado sobre 91.249 mujeres, libres de esta enfermedad al comienzo del estudio, en el año 1991.

El análisis de la posible asociación de un consumo frecuente de bebidas no alcohólicas ricas en azúcares con una mayor ganancia de peso corporal se han analizado en 51.603 mujeres de las que se dispuso de una completa información acerca de sus costumbres dietéticas y de su peso corporal en 1991, 1995 y 1999.

A lo largo del seguimiento de ambos grupos de mujeres los autores identificaron 741 casos de diabetes tipo 2.

Los resultados de este doble seguimiento fueron los siguientes: Las mujeres que habían mantenido unas pautas estables en su consumo de bebidas no alcohólicas azucaradas no presentaron diferencia en la ganancia de peso corporal, mientras que en las mujeres que aumentaron su consumo de bebidas no alcohólicas azucaradas de 1 o menos unidades por semana a 1 o más unidades por día durante un periodo de 4 años, la magnitud de la ganancia de peso corporal fue más elevada, en tanto que fue más baja entre las mujeres que disminuyeron su consumo de bebidas no alcohólicas azucaradas.

Como dejar las bebidas azucaradas

Como dejar las bebidas gaseosas

Efectos del consumo de bebidas azucaradas

Un incremento en el consumo de bebidas preparadas con zumos de frutas y aditivos edulcorantes [«fruit punch»] se asociaba también con un marcado incremento en la ganancia de peso, no así con el consumo de jugos de frutas

Las mujeres que consumieron de 1 a más unidades de bebidas no alcohólicas azucaradas por día tenían un riesgo relativo superior de padecer una diabetes tipo 2 que las que consumieron menos de 1 unidad al mes.

Lo mismo sucedía con respecto a la asociación con el riesgo de padecer diabetes tipo 2, cuando se comparaban las mujeres que consumían de 1 o más unidades de bebidas carbónicas preparadas con zumos de frutas muy azuracados [«fruit punch»] al día con las mujeres que consumían menos de 1 unidad al mes.

El consumo de jugos de frutas no se asocia, en este estudio, con el riesgo de padecer una diabetes tipo 2, lo que sugiere que los azúcares naturales que contienen ejercen efectos metabóbicos diferentes que los de los azúcares añadidos.

Además, las vitaminas, los minerales y las fibras solubles que contienen estos jugos de frutas pueden tener efectos beneficiosos que contrarresten por potenciales efectos negativos de los azúcares. Las bebidas de Cola «bajas en calorías» no se asociaban generalmente en este estudio con el riesgo de padecer una diabetes tipo 2.

Aunque las bebidas de Cola contienen cafeína, sustancia que parece reducir el riesgo de padecer una diabetes tipo 2, sin embargo, el contenido en cafeína de estas bebidas [10-16 mg por 100 g] es considerablemente menor que el del café [35-75 mg por 100 g] o del té negro [alrededor de 22 mg por 100 g].

Los autores recuerdan que coincidiendo con el aumento de la prevalencia de la obesidad y de la diabetes tipo 2 , el consumo de las bebidas no alcohólicas azucaradas [«soft drink»] en los Estados Unidos ha aumentado en un 61% en los adultos, desde 1977 a 1997, y más del doble en los niños y adolescentes desde 1977-78 hasta 1994-98.

Estas bebidas no alcohólicas azucaradas son la fuente predominante del exceso de los azúcares añadidos a la dieta en los EE.UU., de modo que el consumo de una unidad representa ya una considerable carga glicémica que puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2.

Las mujeres con un consumo elevado de bebidas no alcohólicas azucaradas tienden a ser físicamente menos activas, fumar más y tener un aporte total de calorías más elevado, con aportes más bajos de proteínas, alcohol, magnesio y fibras de cereales.

Además, el aporte total de hidratos de carbono, sucrosa y fructosa, así como el índice glicémico global es más elevado en estas mujeres.

En definitiva, estas mujeres con un consumo elevado de bebidas no alcohólicas azucaradas tienen unos hábitos dietéticos y unos estilos de vida que conducen a incrementar el riesgo de padecer varias enfermedades en las que se incluyen la obesidad, la diabetes tipo 2 y las afecciones cardiovasculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad