Mente sana en cuerpo sano

El ejercicio es una de las más importantes inversiones en tu salud y la clave para lograr un buen estado físico. Este ejercicio debe incluir tonalidad muscular, resistencia física y acondicionamiento cardiovascular. Ya saben: Mente sana en cuerpo sano.

Ejercitarte regularmente te ayudará a disminuir de manera significativa los efectos de varias enfermedades o condiciones anormales del organismo. El cuerpo que has recibido, ya sea que gustes de él o no, te fue dado de por vida y, por tal motivo, se encuentra bajo tu completa responsabilidad. Por desgracia, muchas personas no llegan a apreciar el bienestar físico del cual gozan hasta tanto no lo han perdido.

Comienza a cuidar desde ahora de tu estado físico y pronto te darás cuenta de los beneficios que ello puede traer en otras áreas de tu vida.

Diferentes investigaciones han logrado establecer que una combinación de ejercicios aeróbicos, mayor actividad física y una dieta balanceada ayudan a bajar la presión arterial, a reducir las grasas acumuladas en el cuerpo y el nivel de colesterol en la sangre, a quemar calorías y, por supuesto, a disminuir las posibilidades de problemas cardiovasculares. Esto, sin mencionar que, te proveerá de mayor energía y te ayudará a reducir el estrés notablemente.

El ejercicio aeróbico trae, además, como resultado un mejoramiento en las funciones de los sistemas respiratorio y cardiovascular. No obstante, hacerlo demanda tiempo y un gran compromiso de tu parte; por esta razón es esencial que escojas un programa que responda tanto a tus necesidades físicas, mentales como a las de esparcimiento.

Ahora bien, la falta de ejercicio no es lo único que va en detrimento de nuestra salud. La poca actividad física, característica de la vida sedentaria, es también la causante o factor agravante de un gran número de enfermedades. Por esta razón, modificar nuestro estilo de vida debe ser una de nuestras prioridades más inmediatas.

Mente sana en cuerpo sano

Pequeñas modificaciones para un mente sana en cuerpo sano

Caminar no puede sustituir a un plan de ejercicios.
La caminata, el ciclismo, la natación, el tenis, o cualquier otro deporte que desees practicar deben ser complementos de tu programa personal de ejercicio.

Mi oficina se encuentra localizada en un cuarto piso y en lo posible uso las escaleras en lugar de tomar el ascensor.
Durante los meses de primavera y verano, mi esposa y yo solemos dar largas caminatas por nuestro vecindario.
He podido encontrar que si conscientemente tomamos la decisión de caminar, en lugar de utilizar cualquier otro medio de transporte cuando sea posible, con el tiempo podremos desarrollar un mayor nivel de energía.
Caminar es excelente para tu salud, tiene un efecto positivo en tu sistema cardiovascular y, probablemente, es el mejor ejercicio para aquellas personas que han estado inactivas por muchos años.

Todas estas actividades redundarán no sólo en un mejor estado físico, sino en una mejor salud mental. Ello se traducirá, a la postre, en un mejor estilo de vida, una mayor productividad y una mejor auto-estima.

No olvides que el sentar metas orientadas a restaurar y mantener una buena salud y un buen estado físico, tendrá un impacto directo sobre tu plan de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad