Leche en polvo: ¿De qué está hecha? ¿Hace bien a la salud?

Cuando niños, la mayoría de las personas experimentaron, al menos una vez, la tan famosa leche en polvo. Sí, el producto es un éxito en el universo infantil, y tiene, actualmente, una amplia gama de opciones en los estantes de los supermercados: hay leche en polvo para cada rango de edad, con más de vitaminas y minerales, integral, desnatada, semidesnatada sin lactosa, entre otros.

Sin embargo, mucha gente se queda con esa duda con respecto a la leche en polvo; por ello, en este artículo intentamos responder algunas de estas dudas:

¿De qué está hecha la leche en polvo?

La respuesta es muy simple. La leche en polvo es un producto hecho de, básicamente, de leche. La gran diferencia es la forma de fabricación y procesamiento. El método principal para que sea polvo es deshidratar la leche, quitándole el agua, que compone el 90% de ella.

Con esto, hay una disminución considerable en el volumen de producto y una importante mejora en la durabilidad. Mientras que la leche líquida dura un máximo de tres días, en la nevera, la leche en polvo puede durar hasta 1 mes después de abierta.

¿La leche en polvo es bueno para la salud?

Como no existe una gran diferencia entre la versión líquida y en polvo, los beneficios nutricionales son bastante similares. Vale recordar que en el procesamiento de la leche en polvo, hay una pérdida de los compuestos originales de la bebida.

Basta señalar que, incluso con mucha dedicación, la leche en polvo diluida en agua no es igual a la versión original. Además, existen algunos aditivos que se agregan a la leche en polvo para aumentar la durabilidad y hacerlo quedar con “cara de leche”. Fuera de eso, la leche en polvo es más recomendable por su mayor tiempo de validez.

No obstante, hay quien dice que la leche (en general) hace mal

Esta tal vez sea la gran discusión acerca de la leche. Ya sea en polvo o en forma líquida, muchos son los grupos que cuestionan su consumo. Uno de los estudios más famosos fue el publicado en 2005 por T. Colin Campbell y Thomas M. Campbell. El libro se llama The China Study y relaciona el consumo de leche con la aparición de una serie de enfermedades degenerativas y cáncer. Evidentemente, ningún estudio es concluyente, pero hoy se sabe que la leche es un alimento muy complejo para el organismo humano.

Por este motivo no se recomienda para niños menores de 1 año. En este caso, la leche materna cumple así el papel de dar los nutrientes que los pequeños necesitan al comienzo de la vida.

Además de The China Study, la Universidad de Harvard ha recomendado una disminución en el consumo de leche, en vista de todas estas desventajas del producto.

Poca gente lo sabe pero hay calcio en otros alimentos, como la espinaca, el brócoli, frijoles y otras leguminosas. No se sabe a ciencia cierta si la culpa es enteramente de leche, pero en la actualidad hay un aumento considerable de casos de intolerancia a la lactosa y otras alergias relacionadas con su consumo.

Por este motivo, siempre vale buscar bastante una alternativa más saludable y conocer muy bien los productos ingeridos en el día a día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad