¿Leche de almendras o leche de vaca? ¿Cuál elegir?

Cada tipo de leche tiene peculiaridades; sin embargo, siempre es necesario saber lo que cada cuerpo necesita.

A la hora de elegir la leche ideal para tomar, mucha gente tropieza en factores nutricionales o peculiaridades de la salud de cada individuo. Este es el caso entre el consumo de leche de almendras y la leche de vaca.

La leche de almendras es un alimento de origen vegetal; mientras que la leche de vaca, como el propio nombre lo indica, es de origen animal. Además de esta diferencia, si analizamos las propiedades de estos dos tipos de leche, podemos encontrar muchas otras diferencias.

Antes de realizar cualquier sustitución, o si tienes dudas sobre cuál es el mejor tipo de leche para tu salud; no dudes en consultar a tu médico; frente a cualquier duda relacionada con tu estado de salud, esta debería ser la primera acción por tomar. Para conocer más acerca de estos dos alimentos, a continuación, te presentamos sus principales características y beneficios.

¿Cuál es la mejor leche para la salud?

Es importante destacar que existen muchas peculiaridades sobre el tipo de leche que aporta mayores beneficios a nuestra salud. Muchas de esas peculiaridades dependen de la condición de salud de cada persona y de las necesidades nutricionales que necesita.

La leche de almendras es obtenida un fruto vegetal, es decir; de la almendra. Este tipo de leche no presenta lactosa, por lo que es indicada para personas que presentan intolerancia a esta sustancia.

Esta condición implica que la leche de almendras puede ser consumida sin ningún tipo de preocupación, incluso, es un tipo de leche que funciona muy bien como sustituto de la leche de vaca (que sí contiene lactosa).

La leche de almendras es libre de colesterol y tiene un bajo índice glucémico; debido a esto, la leche de almendras puede ayudar en el proceso de pérdida de peso.

También ayuda en el control de la diabetes. Regula los niveles de triglicéridos, ayuda a mejorar los niveles de colesterol bueno y reducir los niveles de colesterol malo; beneficiando en los procesos de prevención de enfermedades cardiovasculares.

En cuanto a la leche de vaca, no es tan mala como muchas personas creen. Como sabemos, es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Puede aumentar la resistencia ósea, fortalecer el sistema inmunológico y prevenir muchas enfermedades.

Algunas de estas enfermedades son: hipertensión, problemas respiratorios, obesidad, osteoporosis e, incluso, algunas formas de cáncer. Todos estos beneficios se encuentran vinculados a las vitaminas y sales minerales que presenta.

La leche de vaca es un alimento considerado fundamental en la infancia por ser rico en calcio y en vitamina D, nutrientes que favorecen el crecimiento y el desarrollo adecuados.

Sin embargo, en la fase adulta, este alimento también es importante; puesto que es una gran fuente de proteínas y aminoácidos esenciales en la construcción de masa muscular y, además, ayuda en la prevención de algunos tipos de cáncer.

Por lo que se ha visto hasta ahora, todos los dos tipos de leche, almendras o de vaca, tienen muchos beneficios. Optar por uno u otro va a depender de la necesidad que el cuerpo tiene o de cierta condición médica que presentemos, como la intolerancia a la lactosa.

Estudios recientes dudan sobre los efectos positivos de la lecha de vaca para el cuerpo humano, especialmente en adultos

Estudios recientes dudan sobre los efectos positivos de la lecha de vaca para el cuerpo humano, especialmente en adultos

Peculiaridades de la leche de almendras

La leche de almendras posee una serie de propiedades que pueden ser bien aprovechadas cuando el problema está relacionado con la salud humana. Es rico en proteínas, vitaminas y sales minerales, nutrientes que ofrecen muchas ventajas.

Como ya mencionamos, la leche de almendras se encuentra libre de lactosa, además de ser rica en antioxidantes y minerales esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo; ejemplo de esto son el calcio, hierro, magnesio, potasio, Omega 6 y zinc. En esta lista también pueden ser incluidos los complejos A, e Y D.

Así mismo, la leche de almendras ayuda a controlar la diabetes y el peso. Fuera de eso, el ingrediente previene algunos tipos de cáncer y el envejecimiento de la piel.

Los flavonoides presentes en la leche de almendras hacen que las toxinas presentes en el cuerpo sean eliminadas, previniendo enfermedades como la osteoporosis y la diabetes tipo 2.

También mejora el proceso de digestión, mostrándose sumamente eficaz en la lucha contra las bacterias, reforzando el sistema inmunológico y combatiendo la aparición de enfermedades inflamatorias.

Peculiaridades de la leche de vaca

La leche de vaca es una fuente de nutrientes como la vitamina A, B12 y D, calcio, carbohidratos, selenio, zinc y riboflavina. En lo que respecta a los beneficios que puede proporcionar para la salud humana, podemos enumerar una larga lista.

Por ejemplo, aumenta la producción de células rojas de la sangre, aumenta la vitalidad y ayuda a conservar la misión. Fuera de eso, la leche de vaca también regula las funciones nerviosas y restaura el crecimiento celular.

Por ser una excelente fuente de calcio, la leche de vaca es buena para los huesos. Su consumo previene enfermedades como la osteoporosis. No existe otro alimento que proporcione tanto calcio para el organismo humano como la leche.

La ingesta de leche de vaca previene enfermedades como el cáncer, sobre todo el de mama y el colorrectal. El alimento disminuye la presión arterial, actúa contra las enfermedades cardiovasculares, alivia los síntomas de la acidez y reconstruye los músculos.

En algunos casos, la leche de vaca se encuentra asociada a la pérdida de peso. Estudios recientes han mostrado una asociación positiva con el consumo de alimentos fuentes de calcio y la reducción del peso, principalmente relacionado con la grasa abdominal.

Tomar leche de vaca puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad, depresión, estrés y TPM, justamente por el hecho de tener el poder de relajar los músculos y calmar los nervios.

Otras investigaciones señalan la presencia de un aminoácido llamado triptófano, presente en la leche, como responsable de la sensación de saciedad; pero, sobre todo, actuando en el bienestar y contra la ansiedad/depresión.

Es importante destacar que, a pesar de todos los beneficios de la leche de vaca, debemos evitar su consumo excesivo. Por ello, antes de modificar tu alimentación y estilo de vida, no dudes en consultar a un médico de confianza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad