La importancia de la respiración

Una buena respiración es el primer paso para llevar una vida más sana. El poder del oxigeno permite eliminar tensiones y quemar aquellas calorías del cuerpo que están de más. Hablamos de la importancia de la respiración.

Aunque parezca mentira, la mayoría de las personas practican mal el común, rutinario, pero imprescindible acto de la respiración. Sin quitarle mérito a los indiscutibles beneficios de la alimentación, la actividad física o los ejercicios espirituales, llenar el cuerpo de oxígeno en forma pausada, profunda y acompasada puede mejorar notablemente la calidad de vida.

El oxígeno es un poderoso agente oxidante que proporciona calor, vapor de agua y gas carbónico al intervenir en el proceso de combustión de alimentos. Así quema lentamente los glúcidos o grasas y otras sustancias de reserva que contiene el organismo.

Por ende, aumentando la cuota de oxígeno, se derrocha vitalidad, se alivianan las tensiones, se rinde más y mejor, e incluso, puede llegarse a reducir esas adiposisdades localizadas que tanto castigan la imagen.

MÁS AIRE, MENOS PESO…

Para complementar un plan de adelgazamiento cualquiera, acelerar el proceso reductor y eliminar grasas y toxinas, deberían tomarse 5 minutos antes de cada comida para quemar calorías con un sencillo ejercicio de respiración.

Recostado en la cama se respira en dos tiempos (entrecortando la inhalación) verificando que el pecho sea el que se llena de aire. Luego se lleva el aire ala estómago, bruscamente, sintiendo cómo los jugos del estómago se mezclan.

Se repite este procedimiento 70 veces con ritmo constante y se puede notar, incluso, que se transpira al realizarlo.

Respirar es importante

AIRES DE CALMA

Cuando lo que se necesita es un sedante natural que elimine tensiones y aquiete estados nerviosos intensos, la respiración también tiene una respuesta.

Ubicado en un lugar bien ventilado y calmo, hay que sentarse en el suelo con la espalda recta y las palmas apoyadas sobre los muslos. Se lleva el mentón hacia el pecho y se comienza a recostar la espalda, lentamente, vértebra por vértebra.

Bien relajados, se llevan las manos hacia el vientre y se respira profundamente sintiendo como el estómago se hincha. Se exhala el aire, haciendo que los dedos mayores se toquen, y se mantiene esa posición durante 1 minuto (siempre respirando profundamente). Se vuelve a incorporar el cuerpo de forma lenta y se repite diez veces.

Es importante darle a la respiración todo el valor que merece en lo que respecta al mantenimiento de un modelo de vida saludable. No considerarla a la hora de hacer una dieta o de comenzar un plan de ejercicios puede hacerlos fracasar de manera rotunda y, lo que es peor, dejarnos con la sensación de que hicimos todo mal cuando lo único que nos faltó fue, sencillamente, respirar.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad