La comida rápida favorece el sobrepeso y la obesidad

Si bien todos vivimos apurados y representan la opción más fácil y económica a la hora de elegir con que nos alimentamos, recientes estudios han descubierto que el consumo diario de comida rápida como hamburguesas, pollo frito, pizza, y patatas fritas está directamente asociado a un mayor índice de masa corporal.

Alimentarnos saludablemente cuando en nuestro entorno estamos rodeados de negocios de comida rápida es un inconveniente difícil de superar. La accesibilidad a este tipo de establecimientos de comida rápida ha demostrado estar asociado directamente a la obesidad en las personas que viven en su entorno.

Por nuestras actividades diarias, el consumo de alimentos fuera del hogar en la última década aumentó en casi un 30 % y en forma proporcional aumento en número de establecimientos dedicado a realizar comida para llevar, según los expertos, esto podría estar facilitando el aumento de los niveles de sobrepeso y obesidad en la sociedad.

Estudios sobre relación entre comida rápida y obesidad

Un estudio examino la relación entre la cercanía a sitios de comida rápida y su consumo, el riesgo de sobrepeso y obesidad, junto al índice de masa corporal (IMC) sobrepeso u obesidad se veían aumentados.

Aparte de los negocios de comida rápida cerca del trabajo o del hogar en el estudio se incluyó a los lugares de este tipo situados en la ruta entre el hogar y el trabajo. Los otros factores analizados para tener en cuenta el riesgo de la obesidad fueron: ingresos económicos, educación, tener vehículo propio, edad, sexo, consumo total de energía, de tabaco y gasto energético con actividad física.

Los investigadores analizaron el consumo diario de alimentos que denominamos comida rápida como: hamburguesas, pollo frito, pizza, y patatas fritas. Consideraron el índice medio de masa corporal, y las probabilidades de sobrepeso y obesidad, según los parámetros aportados por la Organización Mundial de la Salud.

La comida rápida provoca obesidad

La comida rápida provoca obesidad

Los resultados pusieron de relieve que los individuos que más estaban expuestos a negocios de comida para llevar, sea en el trabajo, sea en el domicilio como en el trayecto entre ambos, ingerían 5,7 gramos más por día en relación con el grupo de personas que tenían menor acceso a puestos de comida para llevar. La relación entre el índice de masa corporal (IMC) y la exposición a negocios de comida rápida es consecuentemente coherente.

Este tipo de análisis y estudios sobre la población carece de la capacidad de demostrar una relación causal entre los ambientes y la obesidad.

Las personas más expuestas a puestos de comida rápida o de comida para llevar en general, también eran casi dos veces más propensas a ser obesas en comparación con las que menos contacto tenían con estos sitios de comida para llevar.

Los estudios de población de este tipo, no puede establecer una relación causal entre los ambientes y la obesidad. Aunque sí, los investigadores hallaron una «contribución ambiental a la ingesta de alimentos para llevar y, especialmente entre, el índice de masa corporal y las probabilidades de ser obesos». Los investigadores concluyeron en determinar que para poder bajar los niveles de obesidad se debían restringir el acceso a los negocios que venden alimentos nocivos, tales como establecimientos de comida rápida o comida para llevar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad