Incluye miel en tu dieta

La miel se encuentra lejos de ser sólo una especie de azúcar líquido, como la mayoría de las personas piensan. En realidad, cuenta con más de 200 sustancias que confieren una serie de ventajas para nuestro bienestar, como ayudar a que nuestro cuerpo se defienda mejor frente a infecciones. Por lo que, lo ideal, sería consumir miel con frecuencia y, de preferencia, intercambiarla por el azúcar.

En un pasado remoto, el hombre se adentraba en el bosque para obtener miel de las colmenas; puesto que no existía otra manera de obtenerla. Pero, con el desarrollo de la apicultura (una actividad muy antigua), conseguir la miel suficiente se volvió en una tarea mucho más fácil.

Así, hoy podemos encontrarla, prácticamente, en cualquier supermercado. Y no es sólo el paladar el que sale ganando con esto: el más famoso producto de las abejas reúne, como mencionamos, cerca de 200 sustancias, entre ellas: glucosa, fructosa, vitaminas y fitoquímicos. Esta combinación da como resultado una serie de beneficios para nuestro organismo. Uno de ellos es, precisamente, el de actuar como defensor frente a un sinfín de infecciones, ya que ayuda a deshidratar y eliminar a las bacterias que ingresan a nuestro organismo.

Por si fuera poco, al consumir miel con regularidad, beneficiaremos de manera importante a nuestro sistema inmunológico fortalecido; puesto que estimula la producción de anticuerpos y la actividad de las células de defensa, además de evitar los daños causados por los radicales libres. Así mismo, nos protege de resfriados y gripe, reforzando e, incluso, puede prevenir en la aparición de tumores.

Sustituir el azúcar blanco por miel representa, además, una economía en términos calóricos. Para darnos una idea, mientras que 100 gramos de azúcar cuentan con 400 calorías, la misma cantidad de miel posee alrededor de 300 – aunque esto no significa que podamos debemos exagerar las cucharadas. Otro consejo: a la hora de comprar un bote de miel, no te extrañes de la infinidad de tipos disponibles. La especie de abeja y las flores usadas por producirla influyen en el sabor, la consistencia y las propiedades del alimento.

Un consejo sobre la miel

Debemos estar atentos: ya que podemos encontrar un buen número de “mieles falsas”. Por eso, lo ideal a la hora de adquirir este alimento es buscar por productores y establecimientos de confianza, así como sellos de autenticación; con el fin de que puedas conocer el origen y las características de la miel que estás comprando.

Y, al llevar el bote a casa, ten en cuenta si el contenido se cristaliza – esto es señal de calidad; ya que, la mayoría de las mieles que podemos encontrar en los supermercados no suelen cristalizarse; lo que indica la presencia de químicos o el origen de una miel de baja calidad. Puedes usar la miel así, o si se deseas una consistencia más líquida, podemos colocar la miel en la estufa o el horno, a temperatura máxima de 40ºC; pero ten en cuenta de que la cristalización es una característica de una excelente miel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad