Higo seco: fuente de nutrición y placer

Uno de los muchos factores que llevaron a la evolución de los seres humanos fue la curiosidad que tenía por conocer y experimentar los distintos frutos de la naturaleza. Algunos eran realmente tóxicos ; sin embargo, existían otros frutos beneficiosos para la salud, frutas que, como sabemos hoy en día, aportan más energía o alivian de alguna enfermedad. Entre estas frutas se encuentran los higos, una delicia que los seres humanos han aprendido a apreciar, y que cuando se secan, duran mucho más tiempo, manteniendo sus propiedades. El higo seco, fuente de nutrición y placer, nace con la idea de responder a estas y otras preguntas acerca de un fruto delicioso, sano y nutritivo.

Es llamado higo el fruto obtenido a partir de la planta de Ficus carica, más conocida como higuera. Aunque todos la conocemos como una fruta, en realidad es un conjunto de frutas. Existen diferentes tipos de higueras que producen más de 750 especies diferentes de higos, algunas comestibles y otras no.

Se cree que el higo es nativo de Asia occidental, pero se extendió rápidamente por toda la cuenca del Mediterráneo. Se tiene constancia por vestigios arqueológicos que los seres humanos ya consumían higos en el año 9.000 A. C.

Los higos tienen una característica forma de pera, suelen medir unos 6 cm de longitud y 5 cm de ancho. Son frutos de estación, siendo los meses de cosecha de agosto y septiembre.

Higos Frescos o Secos

Los higos son uno de esos frutos cuyo sabor es claramente reconocible. Los países mediterráneos tienen el clima propicio para su crecimiento, la humedad necesaria y la temperatura ideal para que sus frutos se desarrollen sin problemas. Pero en lugares en los que el clima no es adecuado para su cultivo, lo habitual es que los encontremos en su forma seca.

Imagen de higos secos

Imagen de higos secos

Beneficios de los Higos Frescos y los Higos Secos

Los higos frescos, como cualquier alimento fresco, aportan distintos nutrientes que no se presentan en su variante seca. Sus vitaminas y nutrientes permanecen intactos en el fruto fresco, sin contar con la textura y el sabor que proporcionan los higos frescos en contra de los secos. La concentración de azúcares es mayor en el higo fresco, lo que hace que tenga un sabor más intenso y dulce.

Pero como fruto fresco, sólo permanecerá en buenas condiciones, manteniendo sus propiedades durante 2 o 3 días; y pasado este tiempo empezará a echarse a perder.

Los higos frescos están compuestos casi en su totalidad de agua; de entre el 70% y el 80% hasta el 19% son carbohidratos, como sacarosa, glucosa y fructosa, carbohidratos que proporcionan ese sabor tan característico.

Los higos frescos son ricos en potasio, magnesio, calcio, fósforo, así como en vitamina C. Entre sus propiedades está su efecto antioxidante.

Para la pastelería, es posible trabajar tanto con higos frescos como secos, siendo los resultados son fantásticos en ambos casos.

Por su parte, los higos secos tienen la ventaja de que se pueden comprar en cualquier época del año, sin necesidad de esperar a la época de la cosecha. Los higos secos tienen una textura muy característica y un sabor dulce que los haces irresistibles.

Para las personas que tienen problemas de digestión, los higos secos son mucho más fáciles de digerir, son mucho más naturales que otros tipos de frutos secos, no requieren de azúcares añadidos y su conservación es simple.

Los higos secos aportan potasio, magnesio, calcio, fósforo, yodo, zinc y sodio. Ricos en vitamina A, C, D y E. Todas estas contribuciones, tanto de vitaminas como de minerales, proporcionará beneficios para la salud, tales como mejorar la función muscular, aumento de los glóbulos rojos de la sangre, mejora el sistema inmunológico, beneficioso para los huesos, beneficioso para la vista y el sistema nervioso.

A pesar de contener azúcares naturales, un estudio reciente ha demostrado que las personas que consumen higos regularmente tienden a tener niveles de azúcar más controlados.

Para las personas que sufren de hipertensión, el suministro de potasio del higo seco servirá para regular y reducir la presión alta, simplemente añadiendo 2 higos en el desayuno junto con los cereales, será suficiente para aprovechar sus beneficios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad