¿Hacer dieta durante el embarazo afecta al bebé?

Una alimentación equilibrada en el embarazo es esencial para garantizar la salud del bebé. En esta fase, es natural que la mujer gane peso; siendo la recomendación de los expertos un aumento entre 9 y 12 kilos. Sin embargo, algunas futuras madres, preocupadas por mantenerse en buena forma, se preguntan si pueden hacer dieta durante el periodo de gestación.

Durante la gestación, es necesaria una mayor cantidad de energía (calorías) para que el bebé sea formado; ya que, como sabemos, los nutrientes no sólo se incorporan al cuerpo de la madre, sino también al del bebé en formación. Por ello, la cantidad de energía que la madre debe obtener por medio de la alimentación debe ser incrementada en 300 calorías, aproximadamente, por día. Por ejemplo, si antes de la gestación, la mujer necesitaba de 2000 calorías para el mantenimiento de su peso, en el embarazo pasará a necesitar alrededor de 2300 calorías.

Además, ningún tipo de alimento debe ser eliminado; al contrario, ya que las futuras mamás necesitan de una dieta variada, rica en nutrientes. No es necesario restringir ninguno de los macronutrientes (carbohidratos, proteínas o grasas). Todos estos nutrientes deben estar presentes en la alimentación, ya que además de proporcionar energía, son vehículos de sustancias y micronutrientes (vitaminas y minerales) importantes para el desarrollo del bebé y el mantenimiento de la salud de la futura mamá; de otra forma, puede surgir un desequilibrio en tu salud.

Alimentación para mujeres embarazadas

La alimentación para mujeres embarazadas debe ser dividida en por lo menos cinco comidas al día: las tres principales – desayuno, almuerzo y cena; y dos meriendas intercaladas a lo largo del día. No debes de saltarte ninguna comida, con el fin de que tu cuerpo pueda tener acceso a una variedad de alimentos durante el día y para que los alimentos no se encuentren concentrados en unas pocas comidas.

También es importante consumir ácido fólico, vitamina que actúa en la división celular y la producción de células sanguíneas. La deficiencia de este nutriente durante la gestación suele encontrarse ligado a la aparición de defectos en el tubo neural del bebé como, por ejemplo, problemas como la espina bífida (cierre incompleto de la espina dorsal), anencefalia y encefalocele. Por eso, es importante la ingesta diaria de alimentos que contengan ácido fólico, como los vegetales con hojas verdes en tono oscuro (espinacas, berros), lentejas, brócoli y oleaginosas (nueces y castañas). A pesar de poder ser encontrado en salsas, pastas y hasta en salsa de tomate, lo recomendado es comer los alimentos en su forma más natural para aprovechar al máximo los beneficios.

Por ello, el hacer dieta, en términos generales, no daña al bebé ni perjudica la salud de la futura mamá; siempre y cuando se cumpla con el consumo de nutrientes y calorías necesarias para ambos. Como mencionamos anteriormente, es normal que durante el embarazo una mujer suba entre 9 y 12 kilos de peso. Mientras que si se supera este límite, lo ideal es consultar a tu médico.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad