Glutamina

El músculo esquelético oxida, o sea, descompone y utiliza como combustible, seis aminoácidos: los tres ramificados (valina, leucina e isoleucina), el aspartato, la asparagina y la glutamina. ¿Por qué este último es tan importante? El músculo no sólo puede utilizar esos aminoácidos como combustible sino también utilizarlos para la gluconogénesis (síntesis de la glucosa a base de esos seis aminoácidos). De hecho, la glutamina puede convertirse en glucosa sin que existan modificaciones en la insulina plasmática. Muchas de las personas sensibles al azúcar y que intentan evitar sus excesos, pueden utilizar la glutamina como fuente de combustible. De esa manera, logramos convertirla en glucosa y evitamos los grandes altibajos en la glucosa sanguínea ya que se reduce la secreción de insulina.

La glutamina también puede contribuir a la recuperación del glucógeno muscular después de que hayan disminuido o se hayan agotado los niveles de glucógeno intramuscular al final de un entrenamiento. Esto resulta crucial para los deportistas que hagan gran volumen de entrenamiento.

Quizás el aspecto más intrigante de la glutamina sea la manera en que afecta a la síntesis y a la degradación proteicas. La glutamina es, con mucho, el aminoácido más abundante en la sangre y el músculo esquelético; aproximadamente el 60% del depósito total de aminoácidos intramusculares está compuesto de glutamina. En diversos estudios, la administración de glutamina aumentaba la síntesis proteica. También la glutamina puede tener aquello a lo que nos referimos como efecto anti/proteolítico en el músculo esquelético porque impide la descomposición proteica.

La mayor parte de las fuentes proteicas contienen cantidades mesurables de glutamina. Pero, debido a la rápida velocidad con que nuestro cuerpo procesa este aminoácido, incluso los atletas que sigan una dieta hiperproteica se van a beneficiar de una suplementacion adicional. ¿Por qué no basta con consumir más proteína? Por la misma razón que es mejor tomar 5 gramos de creatina que comerse 2 kilos de carne: eficiencia. Intentar consumir suficiente proteína para conseguir los beneficios implicados en los suplementos de glutamina no es lo más idóneo. Hacerlo implicaría modificar las relaciones entre los tres nutrientes: grasa, carbohidratos y proteína.

El exceso de glucocorticoides puede trastocar el músculo que tan difícilmente hemos conseguido. De hecho, se ha sugerido que la mejor manera de combatir los efectos catabólicos de esa hormona es tomar su antagonista la testosterona o alguno de sus precursores. Pero sin duda una mejor elección sería la glutamina, más segura y exenta de efectos secundarios.

La máxima fuente de combustible para los linfocitos y macrófagos (células que luchan contra la infección y ayudan a eliminar los desechos celulares) es la glutamina que también hace falta para la cicatrización de heridas. La glutamina es, obviamente importante para prevenir la pérdida muscular en el tiempo de estrés excesivo (entrenamiento), de hecho, podría alimentar nuestro sistema inmunológico impidiendo que éste tenga que “robarla” de los músculos.

Mas informacion sobre este tema

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad