Ensaladas, entiende su importancia en el menú

Cuando hablamos de alimentación saludable, es imposible no dejar de pensar en el poder de las ensaladas y todo lo que pueden ofrecernos.

Sin embargo, en algunos casos, es complicado que rendirse a los beneficios de las ensaladas cuando tenemos delante un jugoso trozo de carne o un pato irresistible de espagueti. Esto se complica aún más cuando damos un plato de ensalada a un niño, ya que se vuelve casi indispensable el uso de artificios para conseguir convencerlos de comer lechuga, brócoli, tomate, etc.

Entre las opciones de ensaladas que podemos incluir en el día a día, algunas de las más comentadas últimamente son aquellas que incluyen frutas en su composición. Las llamadas ensaladas de primavera son una excelente opción cuando buscamos incrementar la alimentación de manera más saludable, ya que, a través de ellas, podemos incluir aún más beneficios en una sola comida.

Peras, manzanas y papaya van muy bien con hojas verdes, teniendo incluso la posibilidad de incluir un jugo de limón o naranja exprimidos para condimentar, dejando aún más saludable nuestro plato.

No como regla, sino como una forma simple de definir la variedad de alimentos y nutrientes que consumimos, podemos aplicar el siguiente precepto: cuanto más colorido sea el plato de ensalada, mejor.

Importancia de la ensalada en nuestra dieta

Los beneficios de las ensaladas son innumerables para quien la consume a diario. Fuente baja en calorías y alto contenido de agua, garantiza el buen funcionamiento del organismo, garantizando resultados de desintoxicación y mejora del sistema digestivo. Además, en las dietas, las ensaladas son una de los pocos alimentos que se encuentran completamente liberados, pudiendo ser una buena salida para escapar de los momentos de hambre.

La ensalada también contribuye al efecto de saciedad. Por eso, su uso es recomendado como entrada al plato principal. Sin embargo, por tener un efecto digestivo y ser muy ligero comparado a otros tipos de alimentos, también puede ser consumida sin problemas tras el plato principal, ayudando en la digestión y ayudando a aumentar el período de saciedad después de comer.

¿Cómo incluir ensaladas en la dieta de los niños?

Para facilitar este penoso trabajo, hemos recopilado algunos consejos de expertos, que pueden ayudar a que los niños acepten este tipo de plato en su alimentación cotidiana:

  • Deja que el niño se habitúe a la ensalada – para ello podemos permitir que el niño elija qué ingredientes le gustaría llevar a casa del mercado, así como pedir su ayuda a la hora de la preparación.
  • El niño necesita sentir el alimento – al preparar una ensalada, corta los ingredientes en pedazos grandes. Con esto, el niño podrá tomar el alimento con la mano, lo que causará una mayor participación, favoreciendo que el niño se habitué a manejar el alimento y tener mayor familiaridad con él.
  • Servir primero la ensalada – Así, si el niño se encuentra con hambre, va a querer experimentar lo que está por delante. De esta forma será más fácil empezar a incluir las ensaladas en la alimentación de tu hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad