El disco intervertebral: reparto del esfuerzo

El disco intervertebral es una especie de almohadilla situada entre cada dos vértebras. Está formado por un anillo externo fibroso, que a su vez está formado por unos cartílagos dispuestos de una forma semejante a pequeños discos elásticos concéntricos, y por un núcleo interno gelatinoso que es deformable e incomprimible; es algo parecido a una pequeña bolsa o cápsula llena de un líquido viscoso. Los discos intervertebrales tienen en su periferia terminaciones nerviosas que comunican al cerebro sus fallos o trastornos.

Cuando se ejerce una presión vertical sobre la columna vertebral, esta presión se transmite de una vértebra a la siguiente a través del disco intervertebral. El núcleo gelatinoso está sometido a una fuerte presión variable y tiene la misión de repartir las fuerzas en todas las direcciones.

Debido a su situación en la parte más baja de la columna vertebral, los discos intervertebrales correspondientes a las vértebras lumbares son los que más sufren, ya que deben soportar todo el peso de la columna y del tronco permanentemente.

Disco intervertebral

Disco intervertebral

Envejecimiento natural del disco intervertebral

El envejecimiento del disco comienza, para la mayor parte de las personas, alrededor de los 25 años, y se traduce en una disminución de su elasticidad y de su contenido en agua (deshidratación). El núcleo se hace granuloso y se despega de las plataformas vertebrales. Las fibras del anillo fibroso pierden elasticidad y aparecen fisuras o grietas.

Lesiones lumbares más frecuentes

Lumbago agudo
El núcleo desplazado hacia atrás se introduce en las fisuras del anillo fibroso y excita los nervios sensitivos, apareciendo un fortísimo dolor que hace contraer los músculos lumbares. Esta contracción bloquea la columna vertebral y el núcleo no se reintegra a su lugar de origen, impidiendo al individuo recuperar la posición vertical, y si no se toman las medidas oportunas, se seguirán produciendo a intervalos cada vez más cortos, aún sin hacer esfuerzos.
Ciática
El núcleo, desplazado hacia atrás, se introduce aún más en las fisuras del anillo fibroso y llega a presionar sobre el nervio ciático, con lo que el dolor desciende hacia la pierna.
Hernia discal
Sucede a veces que el núcleo, desplazado hacia atrás, no se reintegra a su sitio y, bien sea por una distensión de la envoltura periférica del disco intervertebral o por rotura de la misma, excita el nervio ciático e incluso a la médula espinal.

Consejos para evitar lesiones en el disco intervertebral

Para levantar una carga hay que aproximarse a ella. El centro de gravedad de la persona debe estar lo más próximo que sea posible y por encima del centro de gravedad de la carga. En el caso contrario, el esfuerzo a que se someta a la zona lumbar resultará excesivo, como cinco veces superior al primer caso.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies