Dietas altas en grasa

Las dietas altas en grasa son dietas que se caracterizan por su elevado porcentaje de grasa. Entre todas las dietas de estas características que podemos encontrar, podemos resaltar, la dieta Anabólica y Metabólica del Dr. Mauro Di Pasquale y la dieta Body Opus de Dan Duchaine.

Dada la polémica que pueden representar estos sistemas de alimentación, simplemente vamos a dar unas generalidades de ellas, aconsejamos a quien pretenda llevarlos a cabo que amplíen la información aquí ofrecida.

Dietas altas en grasa

Dietas altas en grasa

Problemas con los que nos encontramos con la clásica dieta baja en grasa

1. El organismo está constantemente con sensación de hambre, intentando aferrarse a la grasa y consumiendo músculo.
2. Cuando se agotan los depósitos de carbohidratos, el organismo empieza a consumir proteína antes que grasa.
3. Las dietas clásicas altas en carbohidratos pueden aumentar los niveles de serotonina.
4. Provocan oscilaciones en los niveles de insulina que pueden provocar cambios de humor.
5. Los niveles altos de insulina aumentan la predisposición a acumular grasa corporal.
6. Puede causar hinchazón y retención de líquidos.

Ventajas de las dietas altas en grasa

a. Aumentan la masa magra sin el uso de sustancias ilegales.
b. Maximiza los efectos de todo el sistema hormonal.
c. Nivel energético mantenido.
d. Disminuye el porcentaje de grasa corporal con un posible aumento de la masa magra.
e. Eleva la tasa metabólica.
f. Aporte alto de proteína.

Comportamiento fisiológico de las dietas altas en grasa

El organismo necesita obtener energía para la contracción muscular, para respirar, para el funcionamiento de las células cerebrales y virtualmente para todas las actividades corporales. Es una mala concepción la que dice que se necesitan carbohidratos para que el cuerpo funcione. Cuando los carbohidratos forman el mayor porcentaje de una dieta, básicamente se quema glucosa para producir energía. Cuando la glucosa entra en el organismo, la insulina es secretada por el páncreas para utilizarla como energía inmediata o para almacenarla como glucógeno en el hígado y los músculos. La glucosa no almacenada como glucógeno se convierte en triglicéridos (grasa corporal). Cuando se requiere energía, el glucógeno almacenado se convierte de nuevo en glucosa y es usado por las células o transportado hacia el torrente sanguíneo a otras células para la conversión y el uso energético.

Cuando la grasa es el principal componente de la dieta, el organismo no tiene esas grandes cantidades de glucógeno o glucosa disponible para producir energía. La mayoría de la energía provendrá de la degradación de ácidos grasos de la dieta o de la grasa acumulada en el cuerpo. En lugar de quemar el glucógeno y glucosa almacenados, el cuerpo quema los ácidos grasos o triglicéridos. Básicamente una dieta alta en grasa activa las enzimas lipolíticas (las que queman grasa) en el cuerpo y decrece la actividad de las enzimas lipogénicas (productoras de grasa). Los ácidos grasos libres y triglicéridos se convierten en la principal fuente de energía del cuerpo. Los triglicéridos son reducidos a ácidos grasos libres y luego a cetones, una fuente que puede ser usada como energía por las células del cuerpo.

Cuando los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo, el cuerpo produce insulina para procesarla y guardarla. El problema con la insulina es que activa las enzimas productoras de grasa y disminuye la actividad lipolítica (quemado de grasa). Esto lleva a una acumulación de grasa corporal. Lo opuesto ocurre con la dieta alta en grasa. Una importante consecuencia de cambiar el aporte de carbohidratos por el de grasa es que la grasa se convierte en una protectora de la proteína corporal. Cuando se realizan entrenamientos el organismo necesita energía, así que toma lo que necesita incluyendo músculo para proveer las demandas energéticas. Los fisicoculturistas combaten esto tomando líquidos con glucosa durante el entrenamiento. La dieta rica en grasas funciona de la misma manera, constituyéndose en una fuente inmediata de energía. Estas dietas inhiben que el músculo proporcione energía. Con estas dietas se puede comer lo que se quiera pero en los días apropiados y teniendo en cuenta la fuente de carbohidratos y grasa.

Son llamadas dietas Cetogénicas, ya que al bajar drásticamente la ingesta de carbohidratos, se reduce la cantidad de insulina secretada. Cuando el cuerpo está en cetosis el páncreas produce Glucagón en lugar de insulina. El glucagón es una hormona catabólica; reduce los ácidos grasos hasta convertirlos en cetones. Los cetones serán la fuente principal de combustible para el organismo y el cerebro. Esto sucede cuando hay en sangre más cetones que glucosa. Estas dietas producen una cetosis durante 5 días en la semana. En los fines de semana se restablece el estado normal del organismo comiendo una cantidad de carbohidratos. Esta situación causará un efecto anabólico. La supercompensación de glucógeno causa expansión celular, creando un efecto similar al de los esteroides y hormona de crecimiento.

Cómo realizar una dieta alta en grasa

Según estas dietas se puede perder grasa sin perder masa muscular. Consiste en una ingesta muy baja en carbohidratos durante 5 días, junto a dos días con alta ingesta de carbohidratos para alcanzar la supercompensación. De lunes a viernes se debe comer aproximadamente un 65% de grasa y un 30% de proteína y 5 % de carbohidratos. En los fines de semana un 60% de carbohidratos, un 25 % de proteínas y un 15% de grasa. Las proporciones en cuanto a la grasa son las siguientes: 40% ácidos omega 3 y omega 6 (por ejemplo: aceite de semilla de lino), 40% de grasas no saturadas (mono-insaturadas y poli-insaturadas) y 20% grasa saturada.

En cuanto al entrenamiento a realizar, los primeros días de la semana los grupos más grandes, al haber comido durante el fin de semana carbohidratos, tenemos los depósitos energéticos llenos de glucógeno. ¿Qué ocurre con el colesterol? Si se mantiene esta ingesta de grasa balanceada, es decir, no excediéndose con las grasas saturadas, no debería haber ningún problema. Es necesario comprobar el nivel de colesterol antes de comenzar este tipo de dietas.

Recomendaciones a la hora de realizar una dieta alta en grasa

· Comer de 5 a 6 comidas al día.
· Vigilar la ingesta de sodio, algunos alimentos pueden tener unos niveles muy altos.
· Beber bastante agua.
· Esta dieta no funciona si la ingesta de grasa es baja (más del 40%).
· La ingesta de calorías totales viene determinada de la siguiente fórmula: peso corporal (en libras) por 18, después se ajusta para arriba o abajo dependiendo de los resultados y metas.
· Conseguir tanta fibra natural como sea posible, o bien recurrir a un suplemento.
· La primera semana puede ser muy dura por la restricción de carbohidratos.
· Durante el fin de semana hay que tener cuidado con los alimentos con alto índice glicémico.

Los suplementos que hay que tomar cuando haces una dieta alta en grasa

Como suplemento dietético es fundamental utilizar un buen complejo vitamínico, además de antioxidantes (vitamina C, E, complejo B). También sulfato de vanadio o picolinato de cromo, aceite de lino, ácidos grasos esenciales en forma de perlas y monohidrato de creatina; igualmente, nos puede ser de gran ayuda un suplemento de proteína para no excederse de los carbohidratos que se encuentran en todos los alimentos.

Fuentes: Dr. Mauro Di Pasquale: The Anabolic Diet; Cyclical Ketogenic Diets, Lyle McDonald

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad