Dieta inteligente ¿qué es?

Cuántas veces no has comenzado ya una dieta, sólo para que al cabo de pocas semanas (o días) termines por olvidarte de ella; volviendo a tus antiguos malos hábitos de alimentación. Sin embargo, si no eres capaz de seguir una dieta muy estricta de forma eficaz, existen algunas estrategias que puedes seguir para hacer tu dieta más inteligente y obtener mejores resultados sin grandes sacrificios.

¿Qué es la dieta inteligente?

Haz más comidas, no menos

Cuando no tomas el desayuno o la merienda, o si no comes a mitad de la mañana, es normal que se produzcan exageraciones en la siguiente comida. Estas comidas provocan un mayor estrés sobre el sistema digestivo; por lo que este necesita de más energía para digerir la comida. Es por esto que, después de los atracones, solemos sentirnos inflamados y fatigados, pues nuestro cuerpo gasta demasiada energía para llevar a cabo el proceso digestivo. Evitar alimentarnos en exceso hará que contemos con mayor energía en nuestro día a día, además de que nos permitirá ingerir menor cantidad de calorías.

Haz más comidas en tu dieta inteligente

Bebe la cantidad de agua suficiente

Una dieta inteligente necesita siempre estar asociada al consumo de agua, sea cual sea tu estrategia para perder peso. El agua ayuda a evitar la sensación de falta de energía causada por la dieta. Esto debido a que el agua desempeña diversas funciones en nuestro organismo, en particular: regular la temperatura del cuerpo, eliminar desperdicios, transportar los nutrientes hasta las células y proteger los órganos. En una dieta inteligente, el agua también ayuda a evitar la sensación de hambre que a veces sólo se debe a la deshidratación del cuerpo. Beber un vaso de agua antes de cada comida también hará que comamos menos sin sentir hambre.
Agua natural en tu dieta inteligente

Actividad física

El ejercicio físico es importante para cualquier dieta. El problema es que para la mayoría de las personas lo relacionan con un sacrificio, en vez de concebirlo como una actividad de esparcimiento. Esto lleva a una desmotivación precoz y hace que muchas personas se rindan. Para ello, una excelente opción es el reemplazar el ejercicio físico en solitario, o en el gimnasio, por actividades al aire libre con amigos y familiares: un paseo por el parque, andar en bicicleta, jugar frisbee, etc. Cualquier cosa que te mantenga en movimiento y haga circular el oxígeno de tus pulmones será bastante eficaz.

El sueño y los niveles de estrés

El sueño es un elemento crítico en el éxito de una dieta inteligente, ya que es en este momento que el cuerpo recarga su energía. Pocas horas de sueño suelen generar fatiga; además de evitar la actividad física. El cansancio también altera el juicio a la hora de decidir no comer algo con azúcar o calorías.

Así mismo, altos niveles de estrés pueden afectar tu dieta. Cuando estos niveles son altos, el cuerpo libera una hormona llamada cortisol, lo que puede estimular a las células grasas a acumularse en la zona del abdomen, como parte de la respuesta al estrés. Recuerda, por ello, reservar tiempo para ti y para las cosas que te gusta hacer. La parte psicológica de la dieta también es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad