Cómo prevenir y curar lesiones en la rodilla

El movimiento y resistencia de esta importante articulación son puestas a prueba con la práctica de ejercicios físicos. Aprende cómo prevenir lesiones de rodilla y qué hacer cuando una lesión aparece.

Es difícil encontrar algún aficionado de los deportes o academia que no haya sufrido de alguna lesión con las rodillas por lo menos una vez en la vida. Mover el cuerpo y las rodillas sanas son dos cosas irreconciliables. Y la confirmación viene de descubrimientos científicos recientes.

Uno de estos trabajos fue llevado a cabo por varias instituciones estadounidenses y acompañó a 2,637 personas durante diez años – una parte era amante de las carreras y la otra nunca había experimentado este tipo de actividad. ¿Los resultados? los que calzaban zapatillas de tenis y practicaban el running constantemente no demostraron mayor riesgo de desarrollar osteoartritis en la rodilla, una enfermedad dolorosa en la que el cartílago de las articulaciones se desgasta y empeora a lo largo del tiempo.

Otro estudio viene de la Universidad de Brigham Young, también en los Estados Unidos. Los investigadores analizaron los signos inflamatorios en esa articulación de hombres y mujeres entre 18 y 35 años, antes y después de la carrera. ¿El resultado? Los índices de inflamación en la región cayeron después de 30 minutos de actividad.

“Entre los principales factores que provocan lesión en el área se encuentran el bajo estado físico y una flexibilidad limitada”, comenta el especialista Marco Demange, jefe del Grupo de la Rodilla del Instituto de Ortopedia y Traumatología del Hospital das Clínicas de Sao Paulo.

La mejor manera de resolver tales cuestiones, es invertir en el calentamiento y el estiramiento antes de realizar la actividad física. “El paso del descanso al del ritmo de entrenamiento debe ser progresivo”, orienta el especialista en medicina deportiva Ricardo Munir Nahas, director de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y del Deporte.

El fortalecimiento muscular, la postura y la ejecución correcta de los movimientos se vinculan con la protección del estado de nuestras rodillas. Hasta la elección del calzado hace la diferencia. Ahora, para quien realiza deportes que implican contacto con otros jugadores, como el fútbol y el baloncesto, se tiene el riesgo de sufrir lesiones aún más peligrosas. “Los movimientos de rotación de la rodilla y, principalmente, cambios bruscos de dirección pueden causar la rotura del ligamento cruzado anterior”, informa Demange. “Y, en la mayoría de los casos, este tipo de lesión requiere tratamiento con cirugía”, añade.

Hasta aquí has aprendido qué hacer para prevenir una lesión. Pero, ¿cómo actuar cuando no se puede escapar de ella? Primero, no dudes en consultar a un profesional. “El tratamiento de una lesión de rodilla depende de su gravedad. Corresponde a un médico evaluar el grado de la lesión y de indicar los procedimientos adecuados para su recuperación”, aclara el especialista Mario Lenza, del Hospital Israelita Albert Einstein, en la capital paulista.

En 2015, científicos de varias partes del mundo se reunieron en el IV Congreso Internacional de Investigación de Dolor Patelofemoral, en Manchester, en Inglaterra, para discutir las conductas más adecuadas cuando se presentan lesiones de rodillas. Al final del encuentro, surgió una especie de guía con varias recomendaciones.

La primera de ellas es no descuidar molestias en la región. “El dolor en la articulación de la rodilla es frecuente en quien practica actividades físicas. Sin embargo, a pesar de su alta incidencia, no deben ser consideradas normales”, reconoce el especialista y cirujano de rodilla Pedro Baches Jorge, del Hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo.

Por eso, no debemos de pensar que el dolor fue motivado por un entrenamiento súper-eficiente. Si el dolor es agudo y persistente, además de dificultad de movimiento o golpes en las articulaciones, es una alerta de que algo no va bien. De nuevo: hay que buscar un especialista para un panorama preciso de la situación.

Lo cierto es apostar por una rehabilitación que incluya la actividad física. “Las sesiones de fisioterapia ayudan en la cicatrización de la lesión, ya que los ejercicios pueden ser dirigidos hacia el fortalecimiento de las áreas afectadas”, explica Lenza.

Por otra parte, el fortalecimiento es la palabra más importante tras una lesión. Tanto es así que debe involucrar a otras regiones fuera de la lesión en la rodilla. “Hoy sabemos que no basta con mirar sólo la musculatura de rededor. El equilibrio se inicia en las caderas”, enseña Baches. “Esta estructura es fundamental en la absorción del impacto. Por lo tanto, ayuda a no sobrecargar la articulación de las rodillas”, explica el fisioterapeuta Thiago Fukuda, director clínico del Instituto Trata, en São Paulo. Definitivamente no debemos dejar esta parte del cuerpo fuera del entrenamiento.

¿Qué hacer después de la cirugía?

Un equipo médico del Hospital Universitario de Oslo, en Noruega, acompañó la recuperación de 106 personas sometidas a cirugías en la rodilla.

Los expertos observaron que el tiempo de rehabilitación, el cuidado en el regreso a la práctica de deportes (sobre todo los de alta intensidad), además de un trabajo de fortalecimiento y equilibrio muscular, pueden contribuir a minimizar el riesgo de una segunda lesión en las rodillas. Aunque la lesión requiera de una cirugía, es posible contar con una rehabilitación óptima que nos permita continuar con el ejercicio. Pero, por supuesto, lo ideal es no hacerse daño. Para esto, siempre tenemos que tener buen sentido. Porque caer en el sedentarismo está lejos de ser la solución .

¿Sexo fuerte, rodilla débil?

El ala femenina tiene una particularidad que hace que esta parte del cuerpo sea más sensible: la anatomía. Es que las caderas de ellas suelen ser más anchas, lo que propicia las llamados rodillas del tipo valgus, esto es, ligeramente orientadas hacia dentro. Y esta característica aumenta el riesgo de lesiones, como la condromalacia. El nombre extraño significa un desgaste en el cartílago de la articulación. Pero, aún así, el fortalecimiento de la musculatura ayuda a prevenir las lesiones en la zona.

Lesiones en la rodilla

Lesiones en la rodilla

¿Cuáles son las estructuras de la rodilla más susceptibles a sufrir lesiones?

La rodilla es el punto de encuentro de tres huesos: el fémur, la tibia y la rótula.

La principal lesión es por demasiado desgaste o trabajo de la articulación.

Cómo evitar – No cometer excesos y controlar la intensidad de los movimientos, evolucionando poco a poco.

Rotura de ligamento

¿Qué es? – Estructura fibrosa responsable de la extensión de la rodilla.

La principal lesión – Tendinitis.

Cómo evitar – La elección de calzado que no moleste la pisada es esencial y, de nuevo, ser conscientes de la fuerza de los gestos realizados.

El ligamento cruzado anterior

¿Qué es? – Así como otros ligamentos, da estabilidad a la articulación.

¿Cómo evitar lesiones? – Mejorar la musculatura y controlar el peso, que sobrecarga las rodillas.

Menisco

¿Qué es? – Se encuentra en medio de las rodillas y tiene la tarea de absorber los golpes del día a día.

Principal lesión – Traumas durante la práctica deportiva.

¿Cómo evitar lesiones?– Invirtiendo en el fortalecimiento muscular.

Manual de recuperación de lesiones de rodilla

Dale tiempo al tiempo

La recuperación depende de la lesión y el tratamiento adoptado. El retorno al deporte debe ocurrir gradualmente. No te saltes los pasos.

Asesoría médica

Hable con un experto sobre ejercicios específicos para preservar la movilidad y evitar el debilitamiento de la articulación mientras se encuentre lesionado

No olvides la cadera

Trabajar las caderas – y no sólo la rodilla lesionada– es crucial para mantener el equilibrio muscular y la salud de las articulaciones.

Mas informacion sobre este tema

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies