¿Cómo influye el agua en la actividad física?

La fuerza y el aliento acaban rápido cuando hay deshidratación. Aprende a hidratarte para optimizar los entrenamientos, mejorar la resistencia y evitar las lesiones.

Durante el ejercicio, los músculos utilizan sustancias como la glucosa y el oxígeno. Y el agua ayuda a transportarlos.

Investigadores de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, descubrieron que la falta de preparación física no sería la única razón por la que muchas personas están acabadas, digamos, antes de la hora. Después de observar voluntarios bajo varias condiciones adversas y reunir una serie de datos, concluyeron en un estudio reciente, que uno de los mayores contribuyentes a la fatiga precoz es la deshidratación.

“Cuando nos ejercitamos, existe una buena demanda de los músculos por sustancias como la glucosa y el oxígeno. Y el agua ayuda a transportarlos”, explica el fisiólogo Orlando Laitano. Con poca H2O disponible, estos materiales tienen dificultad para llegar a su destino – y, por tanto, la falta de energía para las piernas moverse.

Esta deshidratación local afecta el transporte de nutrientes esenciales para la construcción de las fibras musculares, como la proteína. Por cierto, hasta estas estructuras también están compuestas de agua. Privarse de ella, por lo tanto, es quedarse sin materia prima para formar más fibras. Otro motivo para la recuperación que se ralentiza cuando no nos hidratamos correctamente al ejercitarnos.

Los músculos dependen de ciertos minerales y de agua para realizar cualquier contracción. “La precisión y la suavidad del movimiento disminuyen significativamente si el individuo no bebe lo suficiente. Esto, por sí solo, aumenta considerablemene la probabilidad de una lesión”, dijo el médico del deporte Jomar Souza.

Para empeorar las cosas, las reservas de agua por debajo de la necesidad mínima afectan, incluso, el rendimiento del cerebro. “Los signos enviados por el sistema nervioso para dirigir una determinada acción, como levantar una barra o patear una pelota, pierden calidad”, refuerza Emerson Silami García, educador físico.

Agua en la actividad física y el deporte

Agua en la actividad física y el deporte

Tragos a la medida

El sentido común dice que debemos de actuar de acuerdo con las señales del cuerpo. En otras palabras, el momento en que la boca se seca debe ser aquel en que deberíamos hidratarnos. “Pero hoy en día existen investigaciones revelan que la etapa de deshidratación ya se encuentra avanzada cuando la persona se da cuenta de la sed”, contrapone Ricardo Nahas, médico del deporte.

Los profesionales que trabajan con actividad física son unánimes: la hidratación debe ser individualizada, ya que la transpiración es diferente en cada persona, y el clima, así mismo, termina siendo un valor determinante.

“El sistema digestivo no es capaz de operar con un gran volumen de líquidos y, si ingerimos demasiado líquido, presentaremos molestias”, explica Silami García. Echar mano de una cantimplora y dar unos buenos sorbos cada 15 minutos suele resolver la cuestión. Bien hidratado, tu cuerpo y, por supuesto, tu rendimiento, irán lejos.

¿Y las bebidas deportivas?

Este tipo de bebidas ofrecen una mezcla de hidratos de carbono y sales minerales, que ingresan al cuerpo al ingerir el líquido. “Pero sólo son recomendadas para las actividades físicas que excedan de una hora de duración”, recomienda la nutricionista Patricia Bertolucci.

El manual de la hidratación

Conoce lo que debes hacer para realizar ejercicio sin deshidratarte:

Antes

En las dos horas anteriores al momento del entrenamiento, bebe de 250 a 500 mililitros de agua. Evita los refrescos, bebidas alcohólicas y alimentos muy pesados.

Durante

Cada 15 minutos, bebe de 125 a 250 mililitros. Si la actividad dura más de 60 minutos, el agua de coco y las bebidas isotónicas pueden ser una buena opción, pero vale consultar a un especialista.

Después

Orina escasa y amarillenta es una clara señal de deshidratación. En caso de que esto se presente, echa mano de una balanza para saber cuánto peso has perdido. Entonces, solo tienes que restablecer el líquido en la misma medida.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies