¿Como hacer una limpieza casera de piel?

Una piel limpia y bien tratada puede evitar varios problemas no deseados, como la aparición de puntos negros, espinillas y manchas.

Una limpieza profunda ofrece la remoción de impurezas y exceso de grasa, abre los poros y garantiza la absorción de cremas y otros productos que, quizá, se hayan aplicado en el rostro.

En este post, te vamos a enseñar cómo hacer una limpieza de la piel casera, mostrando el procedimiento paso a paso, para no tener que recurrir a una clínica estética cada vez que necesites limpiar tu piel. ¡Echa un vistazo!

Haciendo una limpieza casera de la piel

Limpieza profesional vs limpieza casera

La piel necesita una limpieza profunda cada 30 días. Si la piel es aceitosa, este tiempo puede ser menor.

Su principal función es la de eliminar todas las impurezas, grasa y sebo de la piel, liberando los poros, previniendo enfermedades y mejorando la apariencia de la cara.

La limpieza de la piel puede ser hecha en clínicas estéticas y en casa. Ambas tienen el mismo principio; sin embargo, existen algunas diferencias referentes a las técnicas y productos utilizados y, en consecuencia, a la eficacia de estos tratamientos.

La limpieza de la piel profesional tiene acción antiséptica y antiinflamatoria. Tiene carácter preventivo frente al acné y las espinillas, efecto relajante y cicatrizante, y mejora la nutrición de la piel.

Además, promueve la estimulación de la dermis, lo que resulta en una piel más suave y tonificada.

Por su parte, la limpieza de la piel casera incluye limpieza, exfoliación y tonificación del tejido, llevándose a cabo con productos adecuados para su uso en casa, con formulaciones más suaves. A continuación, te mostramos el procedimiento para realizar una limpieza casera de piel.

¿Cómo hacer una limpieza casera de piel?

Para hacer la limpieza de piel en casa, debes tener un jabón o gel de limpieza neutro, un exfoliante, un tónico y una crema hidratante facial. Todos estos productos se pueden encontrar fácilmente en farmacias y tiendas de cosméticos.

Lo primero que debes hacer es lavar tu rostro con un jabón o gel de limpieza; para posteriormente, enjuagar en abundancia.

Coloca agua en una olla y deja que hierva, coloca en un tazón tipo fuente y acerca tu rostro al vapor por, aproximadamente, tres minutos. El vapor dilata los poros, lo que facilita la eliminación de impurezas.

Aplica una crema exfoliante con movimientos circulares y suaves, principalmente en la zona T del rostro, que comprende las áreas de la frente, nariz y barbilla, que generalmente acumulan más grasa.

Enjuaga tu rostro con agua fría, eliminando todos los residuos del exfoliante. El agua fría también actúa cerrando los poros.

Con un algodón, aplica el tónico facial, extendiendo el producto por todo el rostro.

Termina con un facial hidratante específico para tu tipo de piel. En caso de que la crema hidratante no tenga factor de protección solar, no te olvides de usar un protector.

Cuidados en la limpieza de la piel casera

Como todo tratamiento cosmético, la limpieza de la piel casera también requiere algunos cuidados.

Nunca realices la limpieza de la piel en el mismo día en que te depilas o después de tomar el sol, ya que la piel está más sensible y con mayor propensión a la ira.

De la misma forma, no inicies el procedimiento una y otra vez, respeta el tiempo de descanso de la piel entre una limpieza y otra.

Vale la pena mencionar que siempre es importante consultar a un dermatólogo antes de realizar cualquier procedimiento estético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad