Cómo consumir frutos secos sin engordar

Los frutos secos, como la nuez, castaña, maní, almendras, avellanas, macadamia, piñones y pistachos, también conocidos como semillas oleaginosas, pueden ser aliados de la dieta si se consumen en pequeñas cantidades, como 4 unidades por día, por ejemplo, cuando no se tiene alergia o no se está en dietas de adelgazamiento.

Cómo consumir frutos secos sin engordar

Los frutos secos son ricos en nutrientes, como grasas buenas que mejoran el colesterol, zinc, magnesio, vitamina del complejo B, selenio y fibras. Así, estos frutos traen beneficios para la salud como:

Beneficios de los frutos secos

Ayudar a adelgazar, ya que contienen fibra, proteínas y grasas buenas, que te darán más saciedad.

Mejorar el colesterol, ya que son ricos sin grasas insaturadas, que reducen el colesterol malo y aumentan el bueno.

Fortalecer el sistema inmunológico, por ser ricas en zinc y selenio.

Mejorar el intestino, por contener fibra y grasas buenas.

Prevenir la arteriosclerosis, cáncer y otras enfermedades, por ser ricas en nutrientes antioxidantes como el selenio, vitamina E y zinc.

Dar más energía, por ser rica en calorías.

Estimular la masa muscular, por contener proteínas y vitaminas del complejo B.

Actuar como anti-inflamatorio, ya que las grasas buenas reducen la inflamación en el cuerpo, lo que disminuye el dolor en las articulaciones, previene enfermedades y ayuda en la pérdida de peso.

Estos beneficios se obtienen al consumir los frutos secos a diario, en pequeñas porciones que varían de acuerdo con el fruto.

Cantidad recomendada para adelgazar

La cantidad de frutos secos recomendada durante el día para adelgazar es de alrededor de 50 a 100 kcal, lo que equivale de 2 a 4 nueces, hasta 10 castañas o 20 cacahuates, por ejemplo.

Quien desea ganar masa muscular puede consumir el doble de esta cantidad, aunque prestando atención en no sobrepasarse; sobre todo con las nueces y avellanas; ya que son bastante ricas en selenio y el exceso de este mineral puede causar intoxicación y problemas en el organismo, como pérdida de cabello, fatiga, dermatitis y debilitamiento del esmalte de los dientes.

Además, es importante recordar que los niños y los ancianos deben consumir una cantidad menor de frutos secos, ya que su exceso puede hacer subir de paso fácilmente a personas en estos rangos de edad.

Cómo consumir frutos secos sin engordar

Diferencia entre frutos secos y frutas deshidratadas

Mientras que los frutos secos son ricos en grasa y tienen poca agua, las frutas deshidratadas son secadas artificialmente, dando origen a frutas como el plátano deshidratado, uva pasa, ciruela seca, damasco y dátil.

Estas frutas suelen se dulces y, cuando son deshidratadas, su tamaño es más pequeño y tienen un alto contenido de azúcar concentrado. Esto hace que aporten menor sensación de saciedad después de las comidas, lo que puede llevar a un consumo excesivo de calorías. Además, lo ideal es consumir frutas deshidratadas por el sol, sin adición de azúcar, ya que las frutas que son secas con adición de azúcar son mucho más calóricas y favorecen aún más el aumento de peso; así como la aparición de enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad