Tu salud cambia de 7 formas si empiezas a comer más avellanas

La avellana es digerida cruda, aunque debe ser triturada por los dientes. También es utilizada para fines gastronómicos.

Esta fruta es rica en proteínas y grasas; y el consumo de 15 a 20 avellanas puede ocupar el espacio de una comida completa, aunque este cambio no es recomendado. Si son ralladas, trituradas o molidas, pueden ser más aprovechadas, porque así cumplen una tarea importante en el ámbito de la nutrición, especialmente en la dieta de los diabéticos y personas que quieren adelgazar, siempre bajo la orientación de un nutricionista.

A pesar de que generalmente se asocia a los chocolates o los postres altamente calóricos, la avellana es una buena fuente de ácidos grasos omega 3, vitaminas y minerales; y puede traer muchos beneficios a tu salud.

En esta ocasión te presentamos un post con los poderes que la avellana tiene en la prevención de enfermedades y en la mejora del funcionamiento del organismo:

Beneficios de la avellana para la salud

1. Rica en magnesio, la avellana puede ayudar en la ganancia y en la recuperación muscular, por lo que es perfecta para evitar tensiones e, incluso dolores y calambres, especialmente entre personas que practican ejercicios intensos.

2. Fuente de grasas del bien, la avellana puede reducir el colesterol y, por lo tanto, proteger el corazón contra enfermedades relacionadas con todo el sistema circulatorio.

3. Las propiedades presentes en la avellana son, de acuerdo con diversos estudios, capaces reducir los riesgos de diversos tipos de cáncer, especialmente el de vejiga.

4. La avellana es fuente de vitaminas del complejo B, grupo que tiene una acción de protección sumamente importante en la salud del sistema nervioso. Este fruto seto, por lo tanto, puede combatir el estrés y la ansiedad; además de ayudar en la preservación de la memoria.

5. La avellana mejora el sistema digestivo y promueve el buen funcionamiento del intestino por ser rica en fibras. Además de garantizar la saciedad y ayudar en el proceso de adelgazamiento, también ayuda en la eliminación de toxinas.

6. El consumo regular de avellanas, así mismo, contribuye al fortalecimiento de los huesos y puede ayudar a disminuir el riesgo de osteoporosis, especialmente entre las mujeres después de la menopausia; y en hombres de la tercera edad.

7. La avellana también puede ayudar a prevenir e incluso a disminuir la inflamación en el organismo, por poseer altas concentraciones de grasas saludables (aquellas que contienen omega-3).

Consejos:

Como bien se dice, todo exceso es malo. Y comer avellanas en exceso, lejos de ser benéfico para nuestro organismo, puede llegar a dañarlo. Esto debido a que las avellanas contienen altas cantidades de calorías (como es el caso de la mayoría de los frutos secos); por ello, su consumo debe de encontrarse regulado, puesto que de lo contrario nos encontraremos consumiendo demasiadas calorías, lo que puede ser un factor determinante, con el paso del tiempo, en la aparición de sobrepeso y obesidad.

Debido a esto, no es recomendable consumir más de 50 gramos de avellanas por día; o bien, lo que podamos tomar con una mano cerrada (en forma de puño).

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad