Combinaciones de alimentos

Muchas veces nos preocupamos de consumir productos biológicos, de comida integral, de comida más crudo, e incluso de utilizar sistemas de cocción que no desmerezcan la calidad nutritiva de nuestros alimentos.

Pero no tenemos en cuenta el hecho de que ciertos alimentos son incompatibles entre sí, y nos evitan el poder optimizar nuestra gestión alimentaria.

Que combinar, cuándo y cómo. Combinaciones de alimentos

Las combinaciones de alimentos, es un tema que casi nunca se tiene en cuenta y resulta muy interesante para optimizar la gestión alimentaria en personas que se cuidan. Nos redondea el celo que ponemos en tratar de alimentarnos lo más natural posible y nos hace asimilar y digerir con eficacia los nutrientes, sin sobre esfuerzo digestivo.

Rueda de alimentos para optimizar las digestiones y la absorción de nutrientes

Rueda de alimentos para optimizar las digestiones y la absorción de nutrientes

Empezamos por observar tres reglas de oro

1.- Los alimentos que contienen hidratos de carbono (sobre todo almidones), como el pan y las patatas, no se deben mezclar nunca con alimentos que contengan proteínas como la carne y el queso.
2.- Ingerir un 50% de los alimentos que consumimos a diario, en forma de frutas frescas, vegetales y ensaladas crudas.
3.- Eliminar por completo (lo más posible), los alimentos procesados (conservas, congelados, precocinados, …… etc.).

Hidratos de carbono (carbohidratos) y proteínas

Hidratos de carbono (almidones o azúcares), son un componente básico para el cuerpo, ya que en son la principal fuente de energía. Se encuentran en los cereales, pan, pasta, patatas, arroz, legumbres, azúcar, miel, mermeladas, frutas muy dulces. Cualquier exceso de estos se almacena para el hígado y los músculos y se utiliza en caso de emergencias como el ejercicio o el ayuno.
El exceso desorbitado se deposita en forma de grasas.
Proteínas, son las que construyen las células y los tejidos del cuerpo. También forman enzimas (sustancias que regulan las reacciones químicas del cuerpo), hormonas y partes de la sangre. Se encuentran básicamente en las carnes, pescado blanco, aves, leche, huevos, legumbres, frutos secos. Están formadas por aminoácidos (cadenas químicas construidas para cumplir sus funciones específicas. Las proteínas vegetales combinan bien con los almidones pues no son concentradas.

Los hidratos de carbono y las proteínas se digieren diferente

La digestión de los hidratos es alcalina y comienza en la boca, cuando se mastica con conciencia la saliva ya transformando los almidones en azúcares, estómago casi no libera ácido gástrico, sencillamente remueve los alimentos y los libera gradualmente hacia el intestino delgado donde se realiza la principal digestión de los almidones.

Las proteínas se digieren en ácido. Cuando las proteínas concentradas entran estómago se libera la cantidad precisa de ácido gástrico requerido para descomponerlas.

¿Que ocurre cuando se consumen hidratos y proteínas a la vez? Combinaciones de alimentos

– El estómago detecta las dos cosas y tiene que trabajar con sustancias alcalinas y ácidas (que se neutralizando), los alimentos no quedan completamente digeridos y pueden fermentar provocando gases, distensiones, eructos y consumen mucha más energía de la necesaria para digerir (digestiones lentas y pesadas, ñoña y sensación de abatimiento.
– Las moléculas grandes de proteína que no se ha digerido completamente, incluso la histamina pueden pasar al flujo sanguíneo causando alergias de diversos tipos.
– El vaciado de estómago se demora y con frecuencia produce estreñimiento.

Combinaciones de alimentos y el plato del buen comer

Combinaciones de alimentos y el plato del buen comer

Síntomas que alivia una correcta combinación de alimentos

Síntomas que pueden aliviar observando la combinación de alimentos:

– Pereza vespertina.
– Nariz tapada o con mocos.
– Somnolencia después de las comidas.
– Distensiones abdominales, gases y eructos.
– Indigestión
– Estreñimiento
– Dolor de articulaciones.
– Pies hinchados.
– Bajo nivel de azúcar en la sangre.
– Sinusitis.
– Asma, fatiga.
– Eczemas.
– Alergias.
– Colon irritable.
– Náuseas matinales.

NOTA: A medida que cada nuevo cambio se convierte en un hábito, nos sentiremos más capaces de asumir otros nuevos, requiere mucha paciencia. Tenemos que ir poco a poco y no corre. Obsequiar ocasionalmente con algo que nos apetezca no será perjudicial al principio, lo que cuenta es lo que se come la mayor parte del tiempo.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad