Calentamiento antes de correr: ¿Cómo calentar y qué no hacer?

Ya tenemos un plan para empezar a correr cinco kilómetros en menos de seis semanas y estamos listos para dar inicio a nuestra práctica de carreras; entonces, ha llegado el momento de hablar sobre el calentamiento, una parte esencial de cualquier tipo de entrenamiento.

Aunque algunas personas no le den importancia, porque consideran que toma tiempo de entrenamiento, esto hace que sea más eficaz, ayudando a retrasar la fatiga y ejecutar mejor los movimientos.

También aumenta la temperatura del cuerpo, estimula la circulación y prepara los músculos, tres claves esenciales para evitar lesiones y posibles problemas cardíacos.

¿Cómo debemos calentar antes de correr?

El primer punto que no podemos olvidar es que el calentamiento debe ser realizado con movimientos lentos y suaves, para que nuestras articulaciones se puedan acoplar poco a poco.

Si estamos empezando nuestra carrera bastará con dedicar los primeros diez minutos a pie, acelerando el paso a la mitad y trotando un poco antes de empezar a correr.

Aunque nunca sea demasiado aprovechar desde el principio para aprender unos buenos estiramientos, que una vez que aumentamos el ritmo, tendremos que incorporar siempre en nuestro calentamiento.

Primero alongaremos las piernas completamente, desde los tobillos hacia arriba para no olvidarnos de nada, y luego también debemos dedicar unos minutos a la parte superior, haciendo movimientos circulares con los brazos, giros de tronco y ejercitando los hombros; levantándolos y bajándolos.

Importancia del calentamiento antes de correr

Importancia del calentamiento antes de correr

¿Qué no debemos hacer al calentar?

Salir con el tiempo muy justo y empezar a correr como locos sin pensar siquiera en el calentamiento. Esto es algo que debemos de evitar a toda costa.

Tampoco es necesario forzar los estiramientos, o hacer movimientos bruscos. Si en algún punto del calentamiento sientes dolor, es porque te estás sobrepasando; en general, las sensaciones deben ser agradables.

Por otro lado, el calentamiento debe ser breve, de unos 10 a 15 minutos en total, para prepararnos para la carrera, no se trata de que nos agotemos antes de empezar, no es el momento de rendir al máximo, por lo que es preciso tener calma.

Otro error habitual es el de mejorar el entrenamiento, pero mantener el mismo calentamiento que al inicio. Si en un primer momento valía la pena caminar y trotar un poco, a medida que vamos avanzando debemos incorporar estiramientos e, incluso, ampliar un poco el tiempo dedicado al calentamiento, para que sea proporcional al esfuerzo que vamos a realizar más tarde.

Por último, no te olvides de estirar al final de la carrera, ya que olvidar este paso puede llegar a ser tan perjudicial como no calentar al inicio, aunque este punto sea más fácil de tomar en cuenta, ya que nuestro cuerpo nos lo pedirá de manera natural.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad