Arroz: ¿Cómo cocinar? Conoce la forma más saludable de prepararlo

Arroz blanco, amarillo, de horno, como postre… Uno de los alimentos más consumidos, versátiles y utilizados en la gastronomía mundial, el arroz también merece una atención especial en nuestra alimentación saludable, atención que, usualmente, se suele pasar por alto. El grano, en sus más diversos tipos y versiones, necesita ser preparado de forma correcta, para que podamos disfrutar de lo mejor de sus valores nutricionales. Recientemente, un estudio científico encontró que la forma de cocinar el arroz puede, incluso, conllevar importantes consecuencias para el organismo.

De acuerdo con diversas investigaciones divulgadas recientemente por la Universidad de Queens, en el Reino Unido, la preparación del arroz es vital para que su consumo sea saludable. Esto sucede porque, según los análisis, el grano, cuando es cocinado de la manera incorrecta, puede liberar una sustancia llamada arsénico (elemento químico que, cuando se consume en grandes cantidades, puede ser tóxico para el organismo).

Entonces ¿cuáles son las mejores maneras de cocinar el arroz?

01 – Hacer una relación: La primera, y más práctica manera de preparación del arroz, es utilizar una división de cinco partes de agua por cada parte del cereal, sacando siempre la acumulación de agua de la olla. Con esto, los niveles de arsénico se reducen casi a la mitad; además de que, probablemente, el arroz logrará una mejor consistencia en la preparación que decidamos llevar a cabo.

02 – Dejar secar el grano: Otra buena opción encontrada por los científicos es dejar el arroz en remojo y, después, drenar todo el líquido del grano. De esta forma, los niveles de arsénico son reducidos hasta en un 80%. De esta forma, evitamos casi por completo los efectos negativos de esta
sustancia.

Sustituye el arroz blanco por la versión integral, que es mucho más sana y nutritiva:

Una gran manera de consumir arroz en el día a día es optando por la versión integral del alimento. Utilizado sin el “pulido” de su cáscara, el grano integral cuenta con más nutrientes, principalmente de fibras, que ayudan en diversas funciones de nuestro organismo.

Estas fibras alimentarias, denominadas solubles e insolubles, por ejemplo, ayudan al buen desarrollo del intestino, ayudando en los procesos de digestión. Esto también favorece la saciedad, dando menos hambre, y, por consecuencia, favoreciendo la pérdida de peso de manera sana y natural.

Estética y el fortalecimiento de los huesos – Otro buen motivo para el consumo de arroz integral es que sus principales elementos nutricionales también ayudan a que el cuerpo obtenga una apariencia más hermosa y jovial. Además, beneficia al cabello, dejándolo más voluminoso y brillante, deja la piel más limpia y las uñas más fuertes.

Los beneficios del arroz integral también aportan y mucho en nuestra salud ósea, este pequeño grano, cuando se consume en su totalidad, aporta grandes cantidades significativas de magnesio, un mineral que, unido al calcio en el organismo, resulta esencial para el proceso de calcificación, evitando problemas con los huesos, como la temida osteoporosis; que tiene más probabilidad de afectarnos conforma alcanzamos una edad más avanzada.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad