Alimentos que sabotean tu dieta sin que te des cuenta

Es importante recordar que todo en exceso hace mal. Por eso, muchos de los alimentos que se presentan aquí pueden comprobar este hecho; y probablemente terminarás por sorprenderte de algunos; ya que en cantidades reducidas sí son saludables o ayudan a adelgazar.

Es el ejemplo de las carnes magras que, de acuerdo con algunas investigaciones, contienen sustancias perjudiciales no sólo para la salud de los animales sino también para el organismo humano y pueden entorpecer el objetivo de quienes desean tener una vida más saludable.

A continuación te presentamos algunos alimentos que pueden sabotear tu dieta:

1. Carnes “magras”

Presente en la mayoría de las dietas, el pollo puede ser un villano no sólo debido a la cantidad de hormonas y antibióticos que se le inyectan para que crezca y se reproduzcan más rápidamente, con el fin de satisfacer la demanda, sino también debido a las raciones de comida preparada para estos animales.

Los peces también están siendo producidos cada vez más en cautiverios, y todo animal en cautiverio recibe antibióticos como método profiláctico, además de una serie de medicamentos que se usan para hacer que el animal crezca “bien”.

Para ayudar a minimizar el problema de las carnes contaminadas, lo ideal es disminuir el consumo o buscar pequeños productores que traten a los animales de una forma más “natural”.

Existen organizaciones que defienden el consumo consciente, principalmente de alimentos orgánicos, que está cada vez más en alza.

2. Ensaladas muy cargadas

Las ensaladas en sí, hojas, verduras y vegetales no nos hacen engordar, pero sí lo que se les agrega, como pollo, aderezos, pan, etc. Quien desea agregar aderezos debe utilizar, como máximo, un poco de vinagre o limón, aceite de oliva, casi nada de sal y algunas especias, como orégano y pimienta, pero nada de “llenar” la ensalada con salsas preparadas, sumamente grasas, a base de queso y cremas.

3. Frutos secos y semillas oleaginosas

Las frutas secas y las semillas oleaginosas son indicadas como excelentes opciones para la merienda de la tarde, por ejemplo, pero es preciso tener cuidado con esta recomendación, ya que el consumo excesivo puede provocar el efecto inverso en aquellos que quieren perder peso. Esto es porque las frutas secas, por ser deshidratadas, acaban acumulando más fructosa en su composición.

Lo mismo aplica para las semillas oleaginosas (nueces, castañas, almendras, maní, etc.) que, a pesar de ser consideradas como saludables, ricas en grasas “del bien”, el consumo de las mismas debe ser limitado a una pequeña cantidad por día.

4. Refresco light

Muchas personas no viven sin refresco y terminan optando por la versión zero y light; pero la situación es aún peor cuando descubrimos que el edulcorante que se coloca en los refrescos “sugar-free”, además de producir dependencia, hace que el paladar de las personas sienta aún más la falta de azúcar y, cuando la persona tiene que elegir otros alimentos para alimentarse, acaba optando por opciones más grasas y dulces. Es lo que señala una investigación sobre las bebidas light/diet hecha con investigadores de una Universidad en Texas.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad