Alimentación infantil: qué hacer cuando el niño no come

El chantaje, el castigo, las peleas… La hora de la comida puede ser un momento traumático para toda la familia. Por eso, a veces la ayuda profesional es necesaria.

Lidiar con la alimentación infantil no es fácil. Esta es una tarea diaria que comienza antes de que el pequeño venga al mundo. La familia determina la formación de hábitos de alimentación desde antes del nacimiento, con el compromiso de la alimentación de la mujer embarazada, por ejemplo. Posteriormente, esto continúa con la lactancia materna, la introducción de alimentos complementarios y la transición a la dieta del niño mayor de esa edad.

Además, mantener una rutina alimentaria en el hogar es muy importante para que el niño desarrolle hábitos saludables. Sentarse a la mesa para comer en horarios señalados, ofrecer alimentos buenos para la salud en todas las comidas (aunque el pequeño no los acepte) y evitar las distracciones, tales como teléfonos móviles o TV, son algunas de las medidas fundamentales para que los niños entiendan que ese es un momento importante del día.

La cuestión es que, a veces, esas son nuestras propias tentaciones, después de todo, no solo porque somos adultos sabemos comer bien. Pero siempre es bueno recordar que el niño aprende con el ejemplo – no sirve de nada querer que el niño coma las verduras si tú comerás una hamburguesa. Hacer de la mesa un ambiente agradable y de conversación es esencial es responsabilidad de toda la familia.

Cuando nada sale bien

La falta de interés por la comida suele ser sólo una fase y pasa conforme el niño crece. Pero en algunos casos, esta actitud se extiende a lo largo de los años. En cualquiera de estas situaciones, es importante que los padres busquen ayuda siempre que consideren que algo está mal. En el análisis inicial, el pediatra evaluará la dinámica del problema, si es que esto provoca riesgos o no; y si hay problemas clínicos que deben ser abordados con los exámenes y procedimientos.

Cuando los casos se muestran más complejos, profesionales como nutriólogos especializados en pediatría, así como nutricionistas, psicólogos, pedagogos y terapeutas ocupacionales pueden ayudar.

Nada de chantaje

La gente crece aprendiendo que dejar el plato limpio es lo mejor a la hora de comer y, tal vez por pensar que esto realmente funciona, o bien por no tratar de conocer otros métodos, se termina por transmitir estas ideas a los hijos. Pero ofrecer algo a cambio de una comida que le guste al niño no es un camino adecuado, ya que el niño pasa a entender que los alimentos funcionan como moneda de cambio.

Del mismo modo, tratar de forzar la alimentación, o dejar que al niño con el estómago vacío, para que sienta hambre a la hora de la cena, por ejemplo, no es una buena medida, porque si no quiere, no hay manera: no va a comer. Sin contar que actitudes como estas traen perjuicios a los padres y a los más pequeños.

Cada caso es un caso

Si tu hijo come muy poco, no hay problema. Hoy en día, ya se sabe que comer poco es relativo, ya que cada niño puede necesitar de un determinado aporte de alimentos. Entonces, nada de estar comparando a tu hijo con sus hermanos o los hijos de tus amigos. Debemos recordar que en muchos casos, incluso comiendo poco, muchos niños pueden tener un crecimiento razonable y vivir bien, aunque con pocos alimentos o poco volumen de ingesta.

Sin embargo, vale la pena resaltar que cuando la restricción de alimentos es muy grave y permanece por mucho tiempo, el riesgo de que haya un compromiso de crecimiento es mayor – primer afectando el peso y, posteriormente, la estatura. Además, pueden producirse deficiencias de vitaminas y minerales importantes para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Mas informacion sobre este tema

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies