Algas, las verduras del mar

Desde la Antigüedad y en todo el mundo, los pueblos costeros incorporan vegetales marinos a sus comidas diarias, pero tradicionalmente son los japoneses y coreanos los que más han desarrollado su potencial culinario. En Japón, a pesar de tener miles de kilómetros de costa, las algas tienen tanta popularidad que no abastecen la demanda interna y han de importar.

Riqueza nutricional de las algas

Las algas, vegetales marinos siempre han sido apreciados por sus propiedades saludables. Estudios recientes realizados en Japón demuestran que la gente vive más tiempo y con más salud en las áreas donde se consumen en abundancia. Los casos de hemorragias cerebrales e hipertensión arterial son realmente extraños en aquellas tierras. Es bien sabido entre el pueblo nipón que el consumo regular de hiziqui y arame asegura una complexión limpia, piel suave y tersa y el pelo brillante y espeso.

Las algas tienen entre 10 y 20 veces más de minerales que las verduras de tierra, cal, hierro, potasio, yodo, magnesio. El yodo (bueno para prevenir la hipertrofia de tiroides) es difícil de obtener fuera de las algas.

Su contenido en grasas es muy bajo y sus carbohidratos no se absorben por completo son ricas en vitaminas A, B, C, D3, E, K, y en menor cantidad la B12. Aunque el alga espirulina (agua dulce) es la fuente vegetal más importante de B12, muy apreciada por los vegetarianos pues al reino vegetal no abunda.

Un plato de algas

Un plato de algas

Propiedades depurativas de las algas

Las algas no absorben tanta contaminación como el pescado, en donde el nivel de contaminantes es alto sencillamente no pueden crecer. De hecho, una de sus propiedades es propiciar la expulsión de metales contaminados, radiactivos y tóxicos (estudios recientes de la Universidad de Montreal demuestran que combaten las toxinas del cuerpo y permiten le su eliminación natural. Gracias a su alto contenido en minerales , producen en la sangre un efecto alcalinizante que contrarresta el efecto acidificante de la dieta moderna y depura el organismo.

Pueden ayudar también a disolver las grasas y depósitos de mucosidad que aparecen en el cuerpo por consumo excesivo de carne y productos lácteos.

Diferentes variedades de algas

Los vegetales marinos figuran entre las formas de vida más antiguas de la tierra y de las que menos han evolucionado. Aunque las hojas, los tallos y las raíces varían de tamaños, la composición de sus tejidos es la misma. Raíz no absorbe el alimento sino que actúa como ancla, el alimento lo toma del agua a través de toda su superficie y lo convierte en compuestos orgánicos. La reproducción se hace por esporas.

No hay ninguno que sea tóxica, todos son comestibles, el único factor restrictivo para uso culinario es, probablemente, la dureza y el paladar “soso” en algunas de ellas.

Los tipos más utilizados son: Wakame, Dulse, Arame, Hiziqui, Kombu, Agar agar, y Nori.

Normalmente se compran secas (se guardan mucho tiempo).

Algas secas

Algas secas

Cómo preparar las algas

Siempre se utilizan como complemento, nunca como plato único. Al ser secas, normalmente siempre se tienen que poner en remojo para que se rehidraten. Algunas aumentan de tamaño espectacularmente, por lo tanto tenemos que poner en remojo poca cantidad para obtener la deseada, la experiencia nos irá guiando.

Primero se rentan rápidamente debajo grifo con agua fría, luego se remojan. Cada alga tiene su tiempo diferente de remojo dependiendo de su densidad y textura, entonces se cortan si es necesario y se cocinan o no.

El alga Nori normalmente no se remoja a menos que queramos hacer una pasta o puré para condimentar, si se utiliza para hacer los “sushis” hay que tostar rápidamente (5-10 segundos) con una llama hasta obtener un color verde más claro.

En cuanto al agua del remojo, vale la pena aprovecharla porque lleva muchos minerales disueltos, las personas que lleven una alimentación baja en sal que no la utilicen.

No es necesario inventar platos exóticos para comer algas, sencillamente se pueden añadir a los platos de cocina tradicional de siempre.

Para aprovechar sus beneficios hay que comer pequeñas dosis y regularmente, si las usamos poco y en grandes cantidades (sobredosis) no obtendremos rendimiento.

Preguntas y respuestas sobre el consumo de algas

Beneficios del consumo de algas: Aportan muchos minerales, alcalinizan la sangre, reducen colesterol y depuran.
Cantidades diarias: 1 ó 2 cucharadas al día en cualquier plato.

¿A qué edad se puede empezar a comer? A los tres primeros meses, al mamar si la madre come y al momento que empezamos a comer sólido poner la kombu a las cremas de cereales y continuar con la nori, la wakame y la dulse.

¿Pueden comer algas las personas mayores? Todo el mundo necesita comer algas. Especialmente en edades avanzadas, cuando los huesos se debilitan y necesitamos un aporte suplementario de minerales.

¿Que pasa con la contaminación de los mares? Las verduras marinas, a pesar de su alta absorción de minerales del mar, no absorben tanta contaminación como los peces. En donde la contaminación es alta, sencillamente no pueden crecer.

¿Cuánto tiempo se conservan las algas? Meses. Se deben guardar en botes herméticos.

¿Combinan bien con otros alimentos? No hay contraindicaciones para combinar, al contrario, enriquecen y ayudan a digerir mejor.

¿Cuál es mejor la mejor para empezar? Una de suave como la wakame, se combina bien con todos los platos que queramos y la kombu para enriquecer sopas, caldos y platos de legumbres.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad