¿Agua de calidad? Lo podemos saber mirando la etiqueta

Así es, incluso a la hora de comprar agua mineral es necesario estar atento a la información del embalaje. Aprende a tomar en cuenta lo que importa.

Elegir una botella de agua mineral en el supermercado parece tarea fácil: basta con comparar los precios y el tamaño del embalaje. La que muestre la mejor relación costo/beneficio va para el carrito. Sin embargo, cabe señalar que existen diferencias importantes en la composición de los productos – y estas diferencias deben ser tomadas en cuenta por el bien de tu salud. Las discrepancias que van a parar en la botella comienzan a ser trazadas, desde el momento en que la lluvia cae. “El agua pasa por la tierra y se acumula en un acuífero. Este contacto con el suelo y las rocas, es el que le da al líquido sus características”, explica el geólogo Cleuber Moraes Brito, de la empresa minera CMB, en Londrina, en el estado de Paraná.

Allí, factores como la región, la fuente, la temperatura y tipo de suelo interfieren en las cualidades químicas del producto. Por esta razón, difícilmente las etiquetas tienen información similar. Ahora, incluso con estas peculiaridades, hay un estándar para que las empresas informen a las ocho principales sustancias presentes en el líquido. También es necesario estampar cuál es su valoración de acuerdo con el Código de Aguas Minerales (que varía mucho, ya que hace más de diez identificaciones posibles). Por ejemplo: si el agua posee en su fórmula más cloruro de sodio que otros elementos, será tachada como “agua cloretada”.

En este escenario, la nutricionista Ana Paula Gines Geraldo, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de São Paulo, recomienda el agua oligomineral. “Este tipo de agua contiene varios tipos de sales, todos en baja concentración”, justifica. La sugerencia, por lo tanto, es evitar los productos con exceso de algún ingrediente, como el agua cloretada que mencionamos anteriormente. “Lo ideal es que, desde este punto de vista, el agua sea equilibrada”, afirma Cleuber. Sólo que atención: por más equilibrada que sea, sirve para hidratar, y no para reponer nutrientes en falta. “Eso depende de los alimentos”, advierte Ana.

Además de todo lo que ya hemos mencionado, también es necesario asegurarse de que el producto está muy bien cuidado. Quien enseña cómo hacer esto es el geólogo Carlos Alberto Lancia, presidente de la Asociación Brasileña de la Industria de Agua Mineral: “Gira la botella y apriétala. Si la tapa aparece mojada de los bordes, significa que ella no está bien cerrada y la calidad del líquido puede estar comprometida”. Hay muchas más diferencias entre un agua y otra; más de las que piensa el consumidor.

Agua mineral embotellada

Agua mineral embotellada

Qué debemos mirar en la botella de agua

A continuación te presentamos algunos elementos que merecen una evaluación más minuciosa:

PH

Se encuentra entre 5 y 8 en las aguas minerales. Pero el pH ideal es de entre 7 y 9,5, más alcalino. Esto porque pHs más ácidos, de 0 a 6, obstaculizan el organismo en su tarea de anular los radicales libres.

Potasio

Cuanto más, mejor. Este mineral es bienvenido a los músculos, evita calambres y favorece el control de la presión arterial. El agua no es buena fuente de la sustancia, pero ayuda hidratar el cuerpo.

Magnesio

Una bebida más surtida con este nutriente puede ayudar en problemas intestinales. Los estudios también indican que contribuye con el equilibrio de los niveles de glucosa en la sangre.

Calcio

Es uno de los componentes más comunes de las botellas, un mineral que, como sabemos, protege a nuestro cuerpo contra la osteoporosis.

Sodio

En exceso, el sodio hace que la presión arterial se eleve. Por eso, si hay más de 200 miligramos por litro, el término “contiene sodio” debe estar en el envase. Lo mejor es optar por el producto con menor contenido de este mineral.

Bario y nitrato

Son sustancias que, de acuerdo con la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), forman parte del grupo de químicos perjudiciales para el organismo. Por lo tanto, deben aparecer en dosis pequeñas (muy por debajo de 0,7 mg/l y 50 mg/l).

Mas informacion sobre este tema

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies