6 alimentos que no pueden faltar en el plato de un niño que practica deporte

Los pequeños que practican deporte necesitan un aporte extra de nutrientes, ya que la demanda energética es mayor. De ahí que los padres deben prestar especial cuidado a su alimentación.

El calcio, por ejemplo, es imprescindible para la formación ósea y la contracción muscular, mientras que el transporte de oxígeno para el organismo depende del hierro. Sin ellos, el rendimiento está comprometido, así como el desarrollo del niño como un todo. Conoce a continuación los principios básicos de la alimentación para quien practica actividad física – estos seis alimentos que no pueden faltar en el plato. Combinados, aseguran huesos y músculos saludables y mucha disposición.

Carne, ave o pescado

Sea cual sea el origen, la proteína animal es uno de los elementos principales de la dieta de cualquier practicante de deporte – más aún si es niño. Es fundamental para un crecimiento muscular adecuado. La falta de proteína puede generar debilidad, pérdida de masa muscular e incluso lesiones. Da preferencia a las carnes magras y preparaciones libres de grasa. Lo ideal es consumir dos porciones por día, distribuidas entre el almuerzo y la cena, para un niño, una porción equivale a 30 gramos de carne de ternera, pechuga de pollo o filete de pescado a la parrilla.

Huevo

Rico en grasa insaturada (la llamada “grasa buena”) y proteína de alto valor biológico, es otro alimento esencial en el plato de los atletas infantiles. Lo ideal, por cierto, es no comer huevo todos los días. Mejor alternar con otras proteínas de origen animal. Considera como una porción: un huevo cocido, un huevo escalfado (sin aceite) o una tortilla con queso blanco (hecho con sólo un huevo).

Arroz con frijoles

Es la combinación perfecta de aminoácidos importantes para la construcción de músculo y, en consecuencia, para el desarrollo del niño. También cuentan con hidratos de carbono, elementos que proporcionan energía, fundamental durante el entrenamiento. Para garantizar preparaciones aún más saludables, hacer el sofrito con la grasa vegetal de buena calidad, como el aceite de maíz o aceite de oliva, y dejar para enriquecer el frijol con chorizo u otro tipo de carne porcina en los fines de semana.

Fruta

No suele ser difícil introducirlas en la alimentación infantil, ¿verdad? Dulces y frescas, deben estar presentes en los bocadillos intermediarios y también sustituir el postre al final de las comidas.

Vegetales

Aunque suelen ser rechazados, no pueden ser eliminados de la dieta sana, fuentes de vitaminas, minerales y fibra las verduras son esenciales para la inmunidad. Lo ideal es consumir cuatro porciones por día, dos en el desayuno y dos en la cena, de preferencia alternando entre ensaladas crudas y verduras cocidas.

Leche y sus derivados

Hasta los 5 años, el niño debe ingerir 750 mililitros de leche por día para asegurar el aporte de calcio necesario para la formación de los huesos – es posible obtener la misma cantidad de ese nutriente en 50 gramos de queso blanco o 150 ml de yogur. En el caso de los pequeños que practican deporte, los productos lácteos también son fuente importante de proteína.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad