5 razones para no comer hígado

El consumo excesivo de hígado puede empeorar problemas graves de salud, como la gota; esto  debido a su alto contenido de colesterol, además de poder dañar el desarrollo del feto durante el embarazo debido al exceso de vitamina A que aportan al organismo.

Además, el hígado es el órgano responsable de procesar las toxinas de los medicamentos y metales pesados de la alimentación, pudiendo hacer que el individuo que consume mucho hígado acabe acumulando estas sustancias en su cuerpo.

A continuación te presentamos 5 razones para no comer o disminuir el consumo de esta carne:

1. Es rico en colesterol

El hígado es el responsable de la producción de colesterol en el cuerpo, y por eso tiene cerca de 6 veces más colesterol del que una carne a la plancha, por ejemplo. Por eso, su consumo excesivo puede causar problemas como el colesterol alto, problemas cardíacos y el exceso de peso.

Así, lo ideal es consumir hígado sólo 1 vez por semana para evitar estas complicaciones.

5 razones para no comer hígado

2. Puede perjudicar el embarazo

El hígado contiene grandes cantidades de vitamina A, que puede causar la mala formación en el feto cuando se consume en exceso, principalmente en el primer trimestre de la gestación. Así, las mujeres embarazadas deben evitar consumir hígado y otros órganos de animales, comiendo sólo en pequeñas cantidades en caso de que el deseo surga.

3. El empeoramiento de la gota

Por ser rico en proteínas que contienen purinas, la sustancia responsable del aumento del ácido úrico en el cuerpo, consumir recurrentemente hígado puede empeorar los síntomas de la gota. En estos casos, es aconsejable evitar totalmente el consumo de hígado, incluso en pequeñas cantidades. Además, se deben de tener en cuenta cuáles son los alimentos permitidos y prohibidos para bajar el ácido úrico.

4. Exceso de toxinas

Por ser el lugar donde se filtran y son retiradas las toxinas del organismo, el hígado termina almacenando gran parte de estas sustancias que forman parte de los productos de la alimentación de los animales, como granos procesados, y sustancias que realmente pueden llegar a ser peligrosas, como antibióticos, vacunas, plaguicidas para el pasto, agua contaminada y hormonas, entre otras.

Para evitar este problema, se debe consumir hígado en un máximo de 1 vez por semana, preferentemente de animales que no hayan sito tratados con antibióticos u hormonas (aunque, como sabemos, es difícil contar con esta información).

5 razones para no comer hígado

5. Metales pesados

Además de las toxinas, el hígado también acumula metales pesados que puedan contaminar y dañar el organismo, como lo son el mercurio, plomo, arsénico y cadmio, entre otros. Estos metales perjudican el funcionamiento de órganos como pulmones y articulaciones, y están presentes principalmente en animales que crecen cerca de las fábricas de metal o de productos químicos.

Para evitar este problema, se debe buscar conocer el origen de la cría del animal y siempre preferir carnes de producción orgánica, donde los animales son criados sueltos en espacios bien cuidados y sin el uso de medicamentos.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad