10 consejos para evitar el desperdicio de comida

Cuando la gente desperdicia comida, acaba descartando también una gran cantidad de nutrientes. Descubre cómo aprovechar mejor los alimentos.

Desde la cosecha, pasando por el transporte y por la redistribución, hasta que llegan al cliente final (que puede ser la persona que va a un restaurante o a los residentes de una casa), se pierde aproximadamente el 60% de toda la producción de alimentos. En casa, desperdiciamos, aproximadamente, el 20% de todo lo que compramos y consumimos. Con esto, cada persona genera en promedio un kilo de basura por día. Quien cita estos datos es Paloma Zaragoza, periodista de formación y, hoy en día, chef de cocina. Ella actúa como voluntaria en la ONG Banco de Alimentos. “Esto despertó mi interés sobre la cuestión de la distribución de la comida y cómo hacer para luchar contra el despilfarro”, cuenta.

Pedimos a Paloma elegir algunas actitudes simples, que podemos aplicar en nuestro día a día, para que el destino de los alimentos no termine en la basura:

1. Ve al supermercado con una lista de compras realista. Planifica sólo tres comidas completas por semana.

2. Para preparar la lista, apuesta por la técnica del doble: si vas a preparar macarrones a la boloñesa, entonces imagina que esta pasta a la boloñesa puede acompañar la carne del día siguiente.

3. Compra lo necesario. Aunque el tomate esté hermoso, no comerás un kilo, ¿verdad?

4. Las compras en el supermercado son complicadas porque muchas veces no podemos llevar medio kilo de lechuga para casa. Así que vale la pena compartir el momento con los amigos. Además de evitar el desperdicio, puedes ahorrar.

5. No necesitamos más para abastecernos de alimentos como en la antigüedad, lo que colabora con el despilfarro. Entonces, compra en pequeñas cantidades y más veces a la semana; para que puedas ayudarte a entender tu propia dinámica de consumo.

Como evitar el desperdicio de comida

Como evitar el desperdicio de comida

6. La organización de la nevera puede, realmente, hacer la diferencia. Deja en frente todos los elementos que ya comenzaste a consumir o con validez cerca del límite. Detrás, los que tienen más tiempo de validez o todavía están cerrados. Así harás un mejor control del consumo de los alimentos.

7. Siempre que realices las compras, guarda las frutas y verduras en los cajones correctos y congela parte de los alimentos que sabes que no vas a consumir inmediatamente. La nevera y el congelador pueden ser grandes aliados si sabes entender y respetar sus normas de uso.

8. A veces realmente preparamos más comida de la necesaria. Para evitar esto, no olvides siempre medir las porciones.

9. Después de cocinar, congela lo que queda y piensa en recetas que puedes hacer al día siguiente con los mismos alimentos.

10. El alimento debe ser respetado como un todo. Claro que no vas a obligar a las personas a comer las semillas de sandía y la cáscara de banana siempre. Pero es necesario entender las posibilidades de nutrición de esas partes. Esto puede despertar una nueva relación con el consumo y más, con el propio alimento.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

DietasSanas.es utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies